Policiales |

¿Abuso policial? Reclamaron por la libertad de dos jóvenes presos a quienes consideran inocentes

Familiares, amigos junto con integrantes de la VACAP (Vecinos Autoconvocados Contra los Abusos Policiales), unos veinte en total, reclamaron en plaza Centenario por la libertad de dos jóvenes (Maximiliano Daniel Zucarelli Milanesse, de 25 años  y Kevin Salas, 22 años) presos  por estar imputados del delito de robo calificado por lo que cumplen prisión preventiva en la cárcel de barrio Belgrano) por estar acusados de robar en un almacen de Villa Nueva, el 24 de septiembre pasado, donde desaparecieron 1800 pesos.
Aseguran los familiares y amigos que los jóvenes no fueron quienes cometieron ese delito que protagonizaron tres hombres encapuchados y con armas de fuego en un caso que es investigado por el fiscal Rene Bosio.

Quienes reclamaron en el principal paseo de la ciudad exigen el sobreseimiento de los imputados y el cese de prisión preventiva. Temen, según ellos, que sean condenados injustamente a cumplir una pena de 3 a 7 años de prisión.

Sostienen que la causa “está plagada de arbitrariedades  y hace responsables del violento robo a dos personas inocentes e impedidas de continuar sus proyectos de vida laborales y familiares”. Un dato no menor. Quienes protestaron aseguran que los jóvenes no fueron reconocidos en rueda de testigos.

Jéssica Alejandra Salas (esposa de Maximiliano), en una carta pública, sostuvo que “me arrebataron todos mis sueños y el nacimiento de mi hija nadie se lo devuelve a mi marido. Tuve que entregar el departamento en el cual vivía con él días antes de que los detuvieran, nos compramos cosas para la casa que no pudimos disfrutar.

Nos hicieron un daño psicológico muy grande y queremos la libertad de ellos porque son totalmente inocentes”.

“Quiero hacerles saber a todos y principalmente al fiscal que tiene la causa que tenemos pruebas contundentes para pelear por la inocencia de ellos. La moto (que usaron los ladrones) no tenía patente el día del hecho, la de mi hermano, sí. Además, no les secuestraron nada, no les hallaron arma de fuego ni ningún elemento. Ellos estaban esperando la comida tranquilos simplemente para pasar una noche en familia”, afirmó Jéssica.

 

Dejá tu comentario