Destacada Principal | abuso sexual | niña | escuela

Detenido por abuso sexual a niña de 12: lo contó en la escuela

La justicia detuvo a un hombre de 44 años acusado de abuso sexual a una niña de su entorno familiar. En una llamada telefónica, él confiesa los hechos

La fiscalía del Tercer Turno, a cargo de René Bosio, detuvo a un hombre de 44 años acusado de abuso sexual a una niña de su entorno familiar, sobre quien tenía la responsabilidad de cuidarla algunos fines de semana. La pequeña pudo contar todo tras participar de una charla sobre Educación Sexual Integral (ESI) que se dio en la escuela a la que asistía.

Según pudo saber Villa María Ya! todo empezó en una instancia de la justicia Civil, cuando al hombre se le determinó un régimen de visitas para determinados fines de semana en los que debía cuidar a la niña.

Los hechos sucedieron en ese contexto y se mantuvieron en secreto ya que, según narró la mamá, el hombre la había amenazado con un arma para que no contara nada. Pero eso terminó cuando la chica empezó su primer año de secundario y personal del Polo de la Mujer asistió para dar una charla sobre ESI. En ese momento la niña se animó a contar lo que había vivido.

Las autoridades de la escuela se lo informaron a la madre inmediatamente. Tras superar el espanto, la mujer decidió aportar pruebas para que la investigación siguiera su curso y, entre otras cosas, grabó una conversación entre la niña y el hombre. En esa charla -que se adjunta a continuación- el sujeto admite los abusos cometidos.

De igual manera, la justicia dispuso una Cámara Gesell y la menor relató la situación vivida. Inmediatamente, y ante la contundencia de la prueba, la fiscalía del Tercer Turno resolvió detener al hombre, que permanecerá en la cárcel hasta la fecha del juicio.

Se supo también que tanto el detenido como la familia de la niña designaron abogados.

La conversación y la confesión del abuso

Lo que sigue a continuación es un desgravado de la conversación telefónica que mantuvieron la niña y el hombre. En ese diálogo él acepta que abusó de ella y le pide otra oportunidad, y que no diga nada.

-"No me vengas a buscar. Me lleva mamá", empieza hablando ella.

-Bueno.

-¿Estás ocupado?

-"Estoy mirando una película", responde seco él.

-"¿Pero estás ocupado? Tengo que contarte algo", insiste la niña, y siguió: "Se nos rompió el gas acá, entonces mamá está con la abuela y yo acá. Y me acordé de esas cosas que vos me hacías".

-¿Sí...?

-Bueno. Te quería decir que ya no lo puedo ocultar más. Le voy a contar a mamá.

-¿Qué tema?

-Lo que vos me hacías, que me abusabas.

-¡Noooo, escuchá!.

-Me tocabas.

-No, pero eso nada que ver. Dejame que yo hable con vos. ¿Sabés el problemón que se puede armar? Un problemón bárbaro. Si vos haces eso yo voy preso porque es como que yo abusaba de vos y te tocaba y todo eso. Vos me mandás preso a mí. No podes decirle eso a tu mamá porque estoy hasta las pelotas, voy preso para siempre. Dejame que yo hable con vos.

-No, necesito que me digas la completa verdad por favor.

-Te estoy diciendo eso, mi vida. Yo nunca jamás intenté hacerte nada malo. Al contrario. Por eso te estaba diciendo que me disculparas y me perdonaras, que yo iba a hacer todo lo posible para que me perdonaras. No pienses mal de mí, jamás haría algo así, ni te metería en quilombo a vos, ni me metería en quilombo a mí. Por favor, te lo pido mi vida. Yo me muero si me haces eso, voy en cana. Nunca más te voy a ver, nunca más nada. Yo te prometí que te iba a cumplir y que iba a hacer todo lo que vos quisieras, yo lo prometí. Dame una oportunidad y vas a ver que no te vas a arrepentir nunca más.

-Primero en principal, te di como 700 oportunidades y nunca cumpliste.

-Bueno, dame esta oportunidad y vas a ver que voy a cumplir. Te lo estoy pidiendo de rodillas. No quiero tener problemas. Vas a ver que no te miento, te lo juro.

-Te di varias oportunidades

-Bueno, viste cuando uno dice, "la oportunidad de que estemos bien, de que uno va a cambiar". Bueno dame esa oportunidad. A mí de chico también me hicieron mucho daño. A lo mejor soy así porque cuando yo era chico me hicieron de todo. Uno se equivoca a veces y hace cosas que no tiene que hacer. Me he equivocado porque a mí me lo hicieron cuando era chico y yo me di cuenta últimamente de que no te tengo que hacer nada porque te quiero y te adoro un montón. Quiero hacer el bien con vos. Jamás haría nada en contra tuyo. Dame una oportunidad. De ahora en más quiero hacer bien las cosas. Estuve hablando con Nati que siempre peleaba, que estaba nervioso, que yo vivía loco.

-Mmm, sí.

-Bueno, dame una oportunidad que no te vas a arrepentir. Mi mamá se muere, se muere. Una oportunidad dame.

-Todavía no me conocés lo suficiente como para que yo te de 700 oportunidades.

-Eso, dame una oportunidad más y chau. No hagas cagada, no digas nada mi amor, mi vida, por favor te lo pido. Si me crees un poco vas a ver que no te miento. No te voy a mentir nunca más. Voy a hacer lo que vos quieras ¿Qué querés que haga?

-Lo voy a pensar. Te voy a dar tiempo y me voy a dar tiempo yo para pensarlo.

-Bueno sí. No pienses mal de mí. Me gusta como nos estamos llevando, no lo arruinemos. Eso es lo que yo necesitaba, tranquilidad, no discutir, no pelear, no siempre estar alterados. Hablé con tu mamá esta mañana, un par de cosas. Pero no así.

-Yo no te voy a dar una respuesta sino me dejas hablar. No te voy a dar una oportunidad. Puede que te de una oportunidad pero no lo sé.

-¿Y mañana cómo hacemos con la escuela?

-Me lleva mi mamá te dije.

-¿Y después?

-Mi mamá me busca. Tengo contactos.

-Ya sé mi amor.

-Y bueno.

-Dejame que mañana vaya y hable con vos. ¿Me prometes que no vas a hacer cagada?

-No te prometo nada. Te estoy diciendo que dejame pensar.

-Bueno, pero no digas nada.

-Pensar.

-Bueno, dale. Yo después te tengo que buscar 1.15 para la escuela.

-No, me lleva la tía.

-¿Te lleva tu tía?

-Sí, porque no tiene que trabajar.

-Ajam

-Bueno, dejámelo pensar y te voy a dar una respuesta.

-¿Vos estás hablando delante de tu mamá?

-Nooo. Te dije que estoy sola.

-¿En serio?

-¿Vos pensas que yo te voy a mentir?

-No, te estoy preguntando. Bueno, vos no hablés nada antes de hablar conmigo. Y si vos querés después está todo bien.

-Dejámelo pensar y te doy una respuesta.

-Bueno, ¿Cuándo?

-No sé. Tienen que pasar días o semanas.

-Si bueno, pero si yo no te veo, ni te voy a buscar a la escuela tu mamá va a pensar mal.

-No, no importa eso. No importa. Yo me arreglo.

-Pero no hay drama si yo te tengo que llevar la plata y todo. Por lo menos dejame que te lleve a la tarde.

-Si, si, mañana. Después a las 1.15 me llevas al colegio.

-Bueno, mañana.

-Dale.

-Bueno, pero ¿prometido no? ¿vamos a hacer las cosas bien?

-¡Dejámelo pensar!

-Bueno, bueno, no te enojes tampoco. Te lo pido por favor.

-Chau.

Se corta la llamada.

Dejá tu comentario