Destacada Principal | Accastello | municipales | Gill

Acuerdo Gill-Accastello: varios municipales "se acomodaron"

Rosana y Juan Carlos Inglese; y Abraham Navarro Alegre fueron los acomodados en "la máxima categoría" y serían los empleados municipales "vip"

El acuerdo Gill-Accastello quedó explicitado con la nueva conformación de las autoridades del Concejo Deliberante, que terminó por excluir a la oposición y puso como vicepresidente a Daniel López, del bloque escindido del oficialismo, que responde directamente al ministro de Industria de la provincia.

Ya el año pasado los concejales accastellistas les dieron votos claves al gillismo en el Deliberante, lo que permitió otra vez prescindir de la oposición.

Pero, lo que termina de "confirmar" el acuerdo se puede observar en las páginas del Boletín Oficial, publicado recientemente. En el mismo, y por decreto, se hizo efectivo "el acomodo" de empleados municipales del entorno accastellista como planta permanente de la comuna.

BOLETÍN OFICIAL CAPTURA.jpg

Esto es más grave aún en un contexto en el que muchísimos trabajadores esenciales y de la salud, que dependen del municipio, siguen en una alarmante situación de precarización laboral.

¿Quiénes son los "acomodados"?

Los empleados municipales que "se acomodaron" por el acuerdo GIll-Accastello son: Rosana del Carmen Inglese; Juan Carlos Inglese; y Abraham Navarro Alegre. Los dos primeros pertenecen a una familia que históricamente estuvo vinculada al exintendente Eduardo Accastello. El tercero es familiar directo de la esposa de Accastello, Verónica Navarro Alegre.

Juan Carlos Inglese es auxiliar administrativo en el Registro Civil. Rosana del Carmen Inlgese está en la Secretaría de Educación, pero no se sabe qué hace. Ella pidió el traslado porque antes se encontraba en la Secretaría de Gobierno. En tanto, Abraham Navarro Alegre fue designado jefe de Área de Seguimiento y Evaluación de Programas de la Dirección de Jurisdicción de Cooperativas y Mutuales. Pero está con licencia -sin goce de sueldo- desde el 18 de enero.

Los mencionados fueron promovidos a la máxima categoría dentro del tramo al que pertenecen mediante los decretos 805, 806 y 807. Todos firmados por Eduardo "Tati" Rodríguez -secretario de Gobierno-; Héctor Muñoz -jefe de Gabinete- y Pablo Rosso -el intendente interino-.

En una consulta off the récord, una fuente explicó que "ascender a la máxima categoría" implica que los beneficiados dieron un salto muy alto. Sino se especificaría en el decreto que el agente municipal pasó de la categoría 5 a la 7 por ejemplo. O sea, hubo un fuerte acomodo para percibir el más alto salario posible.

Pero, además, nunca fueron sometidos a un comité de evaluación, ni lo habría observado tampoco el gremio ya que la determinación la tomaron Muñoz, Rodríguez y Rosso directamente.

El año pasado, ante la consulta de los medios, el saliente secretario de Salud Humberto Jure dijo que lamentaba no haber podido sacar de la precarización a los agentes de salud durante su gestión. Mientras los esenciales ponen el cuerpo y nos precarizados por el Estado local, un acuerdo político ubica con las mejores comodidades a quienes no demostraron porque merecen estar en el lugar donde los ubicaron.

Dejá tu comentario