Destacada Principal | ACV | ambulancia | paciente

Trasladaban en ambulancia un paciente con ACV y les robaron

Sucedió en plena ruta desde Deán Funes a Córdoba; pese al momento de terror no hubo heridos y el paciente con el ACV se salvó.

Un equipo de chofer, camillero y médico trasladaban en ambulancia a un paciente con ACV, desde Deán Funes hacia Córdoba, al Sanatorio de la Cañada, cuando en plena ruta sufrieron un asalto.

Los delincuentes usaron la modalidad de clavos Miguelitos que pichan las gomas de los vehículos y obligan a detenerse.

Según relató a Córdoba Ahora el chofer Fernando Cruz, el hecho sucedió el viernes poco después de las 21 horas, antes de llegar a la variante Juárez Celman y Circunvalación, pasando el peaje.

“De golpe sentí que arrastraba algo debajo de la ambulancia, chequee con una maniobra si había pinchado pero mantenía la dirección. Así que supuse que había enganchado algo que estaba arrastrando. Al parar veo un Miguelito clavado en una cubierta. Llamé de inmediato al 101 para pedir apoyo a la policía porque sabemos que esa zona es peligrosa”, relató el chofer.

“Estacionados en la banquina, miramos alrededor y no observamos nada raro así que saqué todos los elementos para cambiar la rueda. Cuando los estaba acomodando empezamos a escuchar que nos gritaban que nos tirásemos al piso y nos apuntaron con un arma. De la nada, en la oscuridad de la noche, aparecieron dos hombres”, recordó.

El mal momento recién empezaba: “Nos llevan hasta la parte más baja de la banquina donde tapan los yuyos. En el camino tiré mi celular. Uno de los ladrones me exigía el teléfono que decía que me había visto. Me pegó un culatazo con el arma en la cabeza. Después, mes llevó hasta la ambulancia para buscar objetos de valor y querían acceder a la parte de atrás donde estaba el paciente con su familiar. Por suerte no lo hicieron”.

Según el relato de Fernando Cruz, al médico lo llevaron contra el alambrado de un campo y lo mantuvieron arrodillado con las manos en la espalda.

“Tuve miedo que lo mataran a mi compañero o alguno. Pero encontraron el teléfono del médico en la guantera y se fueron corriendo. Tirado en el piso debajo de la ambulancia logré ver los pies de los delicuentes que se escapaban corriendo.

Ahí salimos y nos abrazamos los tres. La policía llegó a los 5 minutos. Por suerte el paciente llegó bien al sanatorio”, detalló aún conmocionado el chofer de la ambulancia.

Dejá tu comentario