Destacada Principal | algarrobos | Villa Nueva | árboles

Denuncian tala de algarrobos centenarios en Villa Nueva

Un vecino de Villa Nueva hizo un descargo en su cuenta de Facebook a raíz de la tala de unos algarrobos "centenarios", según asegura, en Villa Nueva.

Un vecino de Villa Nueva hizo un descargo en su cuenta de Facebook a raíz de la tala de unos algarrobos (árbol nativo protegido por ley) en Villa Nueva, que además serían centenarios, según asegura. El testimonio, recopilado de la cuenta de Instagram Soy Consciente, puede leerse a continuación:

ALGARROBOS CENTENARIOS TALADOS EN VILLA NUEVA

Hoy, al salir rumbo al trabajo, escuché unos hachazos en el barrio. Era la hora de siesta y no sabía de dónde podían venir. Entendí que no era lejos de la casa de mi mujer y dando un rodeo me dirigí hacia allí.

Una vez en la esquina de Los Alerces y Los Fresnos, vi a dos muchachos descuartizando árboles caídos. Eran algarrobos centenarios que, hasta hace pocos días, daban una fabulosa sombra o esplendían de verde luz bajo la lluvia. A estos se le sumaban unos siempreverdes ya convertidos en leña.

Sin embargo, un tercer algarrobo aún seguía en pie. Y lo registré también con la cámara del teléfono. “¿Por qué sacás fotos?” me preguntó uno de ellos en un tono nada amigable.

“¿Y ustedes por qué destruyen la naturaleza? ¿No saben que es delito?” les dije. Y entonces el muchacho, cambiando totalmente el modo de hablar, me dijo:

“Sí, gringo… Para mí también es un crimen pero nos mandaron… Qué le vamos a hacer… Quieren lotear estos terrenos para hacer dúplex y el ingeniero no quiere saber nada con los árboles… A mí me dan una lástima bárbara sacarlos, pero es así. Nos pagan para eso… Yo lo quise convencer al ingeniero para que dejara los algarrobos, pero no hubo caso… Quiere todo pelado… Me parte el alma tener que voltear aquel otro pero ya lo cavé…”

Me llamó profundamente la atención que nadie más fuera a ver o a registrar ese pequeño crimen contra el ecosistema. Y también que en una provincia con la triste estadística de Córdoba (el 97 por ciento de su bosque nativo ha sido talado) se continúe con una práctica absolutamente brutal y antiecológica. Máxime en un barrio que se dice “natural”, como el Ctalamuchita

Pero en Villa Nueva, y por lo que pude ver, la tala indiscriminada no sólo no está prohibida sino incluso “recomendada”, ya que pocos meses atrás presencié idéntico asesinato en los árboles añosos que bordean el cementerio. Esos seres vivos que nos dan oxígeno y sombra, leña y frutos, refugio para los pájaros y un fabuloso paisaje, tardaron más de un siglo en alcanzar su forma actual.

Pero hoy, y gracias a la rápida decisión de unos pocos y a la lenta desidia de unos muchos (la desidia siempre llega tarde, aún en manada) en pocos minutos se destruye lo que la naturaleza demoró 365 mil días en perfeccionar.

Pocas horas después y cuando escribo esta nota, es probable que el tercer algarrobo haya caído. Menos mal que esa esquina tiene nombre de árboles, me digo. Porque en muy poco tiempo sólo quedará eso, el nombre de los árboles en los carteles. Y el vago recuerdo de los pájaros que pasarán de largo sobre el Ctalamuchita gris, como las tumbas de su viejo cementerio.

Lamentablemente muchos siguen sin entender

Dejá tu comentario