Destacada Principal | alimentos | Agricultura | cambio climático

Producir alimentos agroecológicos para autosustento familiar

Estimando un futuro alentador y una mejor calidad de vida para el núcleo familiar. Sobre producción de alimentos, por Luisina Cóseres, Asesora Técnica Agrónoma.

Producir alimentos bajo un modelo agroecológico para autosustento familiar en tiempos de pandemia:

Uno de los grandes problemas a nivel global que tenemos hace referencia a los recursos con los que contamos: escasez de agua y energía, degradación del ambiente, desigualdad

económica, cambio climático, políticas públicas desfinanciadas, inseguridad alimenticia, salud pública, entre otras. Los cuales no pueden ser abordados como temas en particular,

sino que están interconectados todos entre sí, lo cual, cuando se agravan estos problemas, los efectos de cada uno se extienden por todo el sistema.

Hoy, con esta pandemia ocasionada por el Covid – 19 nos hace conscientes de lo esencial que son estos recursos para el funcionamiento de nuestro planeta, con respecto a la salud humana – animal, las plantas y la biodiversidad las cuales están vinculadas. Sin dudas, este virus puede asimilarse como un llamado de atención para que la humanidad se replantee y piense nuestro modo de producción en modo de desarrollo capitalista y a gran escala consumista y la forma en que nos relacionamos con la naturaleza. Debido a que los tiempos exigen un replanteamiento y una respuesta rápida para afrontar la crisis actual que estamos atravesando por la vulnerabilidad socio – económica a nivel mundial.

La agroecología puede plantearse como un buen enfoque para que, en este momento de pandemia, ayude a buscar las formas de producción para evitar riesgos y daños para la salud que están relacionados con la agricultura y la forma tradicional de producir alimentos.

Consecuencias en la salud humana por producir con agricultura industrial

Durante muchas décadas, se planteo el gran impacto ocasionado por la cantidad de agroquímicos utilizados en la producción para combatir malezas, plagas y enfermedades en los cultivos, que causan un gran impacto en la salud de las personas y con los cuales se está perdiendo la biodiversidad en vez de conservarla. Esto hace referencia a que el uso de estos productos químicos termina en el suelo – agua – aire, que generan un daño ambiental por la contaminación que los mismos producen y en el producto final (alimento) que llega a los consumidores y afecta la salud.

Las cifras o números de uso de estos agroquímicos son de millones de kg/lt por ha al año, lo que se refieren a escalas impactantes, los cuales no se entrará en detalles en esta ocasión, sólo que es importante aclararlos que juegan un rol importante en este contexto.

Diversidad de cultivos y la salud humana

Otra de las consecuencias sobre la salud pública, a causa de la intensificación de la agricultura industrial es la perdida de la diversidad de cultivos. A pesar de que los humanos pueden alimentarse de miles de especies de plantas, en la mayoría de las dietas están compuestas por cultivos que son principales como el trigo, arroz, maíz o maní.

Sin embargo, muchas personas no tienen acceso a contar con estos cultivos que aportan buenas calorías y nutrientes que son fundamentales para tener una alimentación balanceada y equilibrada con todos los requerimientos necesarios. Por otro lado, esto también hace pensar que las personas no pueden acceder a estos alimentos por falta de capital, lo que se refleja en que los índices de hambre a nivel mundial suben cada vez más.

Esto puede detonar con que la disminución de especies que se van perdiendo en la agricultura están alimentando menos personas, aumentando así, la preocupación sobre la nutrición humana y todos los problemas de salud que una mala alimentación puede provocar si una persona mal alimentada tiene que afrontar un virus como el COVID -19, donde es imprescindible que cuente con buenas defensas para recuperarse.

La agroecología como nuevo sistema alimentario

En estos últimos días, como es de público conocimientos la nación y los gobiernos cooperan a que se impongan restricciones cada vez mayores para evitar la propagación del Coronavirus, lo que produce que ciertas personas se vean bloqueadas para tener acceso al destino del alimento. Por esto, una estrategia que se plantea, es que para generar un sistema alimenticio sano y saludable, con alimentos de buena calidad y sin contaminación se pueda producir desde nuestra casa esos alimentos, fomentando a una huerta familiar con los recursos escasos que contamos, pero con la seguridad de que vamos a obtener el alimento sin grandes inversiones de capital y que ayude a autoabastecer al núcleo familiar.

Sin dudar de que este modelo de producción será a futuro uno de los que podrá afrontar los grandes desafíos de la producción de alimentos y que poco a poco se logre recuperar la diversidad y resiliencia para recuperar nuestras tierras productivas, como también la matriz ecológica, y sus funciones como el control natural de plagas, la conservación de agua y del suelo, la regulación climática, la regulación biológica, entre muchas otras.

Reflexión y consideración final

La agroecología tiene el potencial de producir localmente gran parte de los alimentos necesarios para las comunidades rurales y urbanas, particularmente en un mundo amenazado por el cambio climático y otros disturbios ocasionados, como las pandemias.

Lo que se necesita es un gran apoyo para difundir la agroecología con el fin de optimizar, restaurar y mejorar las capacidades productivas de los pequeños y medianos agricultores locales y urbanos y sobre todo la soberanía y seguridad alimentaria con el objetivo de obtener una mejor calidad de vida para los seres humanos.

Lo cual se espera que esta crisis actual provocada por el COVID-19 ayude a la humanidad a ser conscientes para sentar las bases de un mundo nuevo o de recuperar un poco lo perdido, pudiendo de forma más respetuosa interactuar con la naturaleza y de producir nuestros propios alimentos sin grandes inversiones de dinero y con bajos recursos.

Luisina Cóseres

Asesora Técnica Agrónoma - Estudiante de 5to año de Agronomía UNVM

Dejá tu comentario