Destacada Principal | ambiental | Argentina | deuda

Argentina entró en default ambiental: Ya agotamos los recursos de todo un año

Nuestro país, a partir del 24 de junio, entró en un default ambiental, es decir se gastarán "a crédito" nuestros recursos naturales los próximos seis meses.

Se ha viralizado en los últimos días, un tema que preocupa o debería al menos preocupar a la población Argentina, y es que nuestro país ha entrado en un default ambiental. Eso significa que ya agotamos todos los recursos naturales que deberían consumirse a lo largo de todo el año.

El día 24 de junio, fue cuando se emitió el comunicado por parte de huella ecológica, que mide el impacto de las actividades humanas sobre los recursos naturales y como estos son utilizados, es decir, antes de la mitad del año, nuestros recursos ya se encuentran totalmente agotados, entrando en lo que se llama "default ambiental" o deuda ambiental.

"Nuestro país se ha logrado recuperar de las sucesivas crisis económicas echando mano a lo que más abunda, nuestros recursos naturales, que determinan lo que en la actualidad se conoce cómo biocapacidad. Lamentablemente, desde hace un tiempo, nuestra forma de producir y consumir a nivel global -y en particular en Argentina- ha excedido con creces la biocapacidad global y nacional y nos obliga a todos a conocer y manejar un nuevo término: default ambiental; que se relaciona directamente con el Día del Exceso de la Tierra", señala el medio El Perfil, que también hacia eco de la gravísima situación ambiental que vive el país.

Es decir, debido a esta deuda ambiental, en los próximos seis meses estaremos consumiendo los recursos naturales que deberían ser usados a partir del año próximo, es decir "a crédito", generando otra deuda más con nuestro planeta.

"Los datos dejan en evidencia que si todo el mundo viviera como lo hacemos los argentinos, se necesitarían alrededor de dos planetas para abastecer los recursos naturales que sostienen nuestro sistema de producción y consumo". "Los datos dejan en evidencia que si todo el mundo viviera como lo hacemos los argentinos, se necesitarían alrededor de dos planetas para abastecer los recursos naturales que sostienen nuestro sistema de producción y consumo".

Si bien Argentina fue el país que prendió las alarmas rojas por el consumo despiadado de nuestros recursos, el problema es a nivel mundial, que en un mes según los mismos cálculos, entraría también en deuda ambiental.

Desde Global Footprint Network, comenzó la iniciativa de establecer un Día del Exceso de la Tierra, para generar conciencia de la velocidad en la que venimos consumiendo los recursos naturales.

"La desertificación de la Patagonia, la deforestación en el Gran Chaco, la sobrepesca y el descarte pesquero en nuestro mar, la contaminación de ríos y arroyos, la baja en la productividad de la zona núcleo, son parte de la deuda ambiental que generamos, una deuda que se va acumulando para más adelante hasta que, en un momento determinado, puede volverse insostenible. Los más altos intereses que se cobra esta deuda ambiental son el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la pérdida de fertilidad del suelo, las inundaciones, la escasez de agua, entre otros, que contribuyen a aumentar la marginalidad social y hacen más difícil la recuperación socio económica de nuestro país", puntualizó El Perfil, haciendo alusión a la gravísima situación que atraviesa Argentina.

Es un fenómeno global, el hecho de consumir más de lo que la tierra puede producir, con todo el impacto que eso significa para las especies, bosques autóctonos, la calidad del aire y agua que consumimos, y todos los etcétera. Esto es un mensaje de alerta para generar formas de producción y consumo que dejen de generar un impacto tan nocivo y perjudicial para el medio ambiente, es decir, para todos.

La manera de revertir y generar cambios reales es el de cambiar nuestra forma de vida, la forma en que producimos y consumimos, en como generamos los alimentos, el agua que consumimos, reclamar cambios profundos y estructurales al Gobierno y al sector privado que gestionan los recursos naturales de la manera incorrecta, sino el planeta no estaría en default con recursos que ya no tienen más capacidad de respuesta.

Es hora de una reflexión urgente, y es que la variable ambiental debe ser incluida en el desarrollo de un modelo social económico y productivo, que tenga en cuenta a la naturaleza y a las personas, para que sea justo y sostenible en el tiempo.

¿Cómo se han degradado los ecosistemas a nivel global y en Argentina?

  • Las poblaciones mundiales de mamíferos, aves, anfibios, reptiles y peces sufrieron una disminución promedio del 68% debido a la destrucción ambiental por las actividades humanas. En América Latina la reducción, en promedio, fue del 94% y las principales amenazas son la alteración de bosques, humedales, pastizales y sabanas, la sobreexplotación de especies, el cambio climático y la introducción de especies exóticas (Informe Planeta Vivo 2020)
  • Cada año en el mundo se deforestan 10 millones de hectáreas de bosques, el equivalente al tamaño de la República de Corea, o el doble de la superficie de Costa Rica. (FAO y PNUMA, 2020). El Gran Chaco se encuentra entre uno de los 24 frentes de deforestación a escala global, y entre los 9 que están en América Latina. (Reporte “Frentes de deforestación; impulsores y respuestas en un mundo cambiante” WWF)
  • Desde la sanción de la Ley de Bosques Nativos en 2007, se perdieron 3.500.000 hectáreas de bosques nativos en Argentina y con ellos todos los beneficios asociados. (Diagnóstico actualizado del estado de implementación - Ley N° 26.331)
  • En nuestras costas bonaerenses, el 80% de los residuos encontrados en las playas bonaerenses fueron plásticos. Una alarma que nos indica que la contaminación por plástico y el manejo de los residuos derivados, necesita ser parte de las soluciones para proteger los océanos del mundo. (Censo de Basura Costero Marina que Fundación Vida Silvestre Argentina)
  • En Argentina se descartan al mar más de 110 mil toneladas de merluza en buen estado al año, manifestando un manejo deficiente de los recursos pesqueros. A nivel global el 30% de los recursos pesqueros del planeta se encuentran sobreexplotados. (https://descarteilegal.vidasilvestre.org.ar/)
  • Nuestra matriz energética se basa, principalmente, en el uso de combustibles fósiles, cuya combustión emite gases de efecto invernadero y otros contaminantes a la atmósfera, que son los principales causantes del cambio climático y el calentamiento global.
  • A nivel global, alrededor de un 40% de los alimentos se desperdicia antes de ser consumidos, lo que implica también se desperdician los recursos naturales que fueron utilizados para producirse. Esto sucede a la par de que más de 800 millones de personas en el mundo padecen hambre y 3.000 millones no pueden permitirse una dieta saludable. (FAO). (Reporte “Enviado a la Basura”)

Fuente: El Perfil

Dejá tu comentario