Destacada Principal | años | cama | casa

Albañil se le fue la mano al enterrar la cuchara, flor de lio armó

La solicitud de paradero del albañil habría llegado a la Auditoría.

Una solicitud de audiencia muy curiosa llegó a la Auditoría días pasados. Una mujer quería que citaran al albañil que le había comenzado un trabajo arreglando la cocina en donde dejó revoque a terminar y misteriosamente el hombre desapareció sin dejar rastros alguno.

El problema se suscitó cuando desde la Defensoría le pedían amablemente un lugar donde localizar al trabajador de la construcción, de sobrenombre «Viborita» para tratar de convencerlo de buenas maneras que cumpliera con lo que se había comprometido.

La mujer anciana pero de muy buen estado físico después de un rato empezó a descargarse entre lágrimas de decepción, que el buen -para ella mal- hombre desde hace una semana se mudó a la casa de al lado. Justo su vecina y amiga de setenta y algunos años, las dos crecieron juntas.

Atónitas ante esta situación, la empleada de la Defensoría no sabía cuál conflicto resolver primero: «recuperar la amistad entrañable de dos amigas septuagenarias» o « que terminara el trabajo inconcluso» o quizás armar una gran Audiencia para intentar resolver ambos. También se planteó que si «Viborita» se va, además de dejar dos problemas sin resolver puede que siga haciendo de las suyas y deje la cuchara enterrada donde no debe, ocasionando otras rupturas de amistades casi eternas.

No vamos a enterarnos del desenlace de estas furtivas actuaciones de «Viborita» porque cuando preguntamos a la Defensoría, con su acostumbrado hermetismo nos contestaron « no hacemos declaraciones», protegemos la identidad de la gente que nos pide intervención» pero jamás negaron el hecho.

Qué injusta la vida en estos tiempos de Pandemia donde un pobre albañil tiene que vivir enterrando su cuchara para tener donde pasar la noche y tener una cama caliente y un plato de sopa para calentar sus huesos helados por este invierno cruel que no termina de irse.

Temas

Dejá tu comentario