Destacada Principal | años | hija | Femicidio

Asesinó a su hijo de 10 años y atacó a su hija de 7

El abuelo materno de los niños de 10 y 7 años, relató lo que vivió la familia desde la separación a la que accedió su hija por actos violentos del asesino.

Los casos de violencia de género son moneda corriente lamentablemente, en este caso, el horror se vivió en Capilla del Monte y está catalogado como "femicidio vinculado". Javier Reyna - quien ya había sido denunciado por ex-pareja por violento- asesinó a puñaladas a su hijo de diez años y atacó a su hija de siete años que se encuentra en estado reservado.

Miguel Moyano, abuelo materno del niño fallecido y la niña atacada, habló con canal 10, sobre un caso que conmociona a la provincia, "Mi hija se estaba separando de él porque era muy violento". Por otro lado comenta que la familia vivía en Chilecito , provincia de La Rioja, luego de la separación, el hombre decidió venir a vivir a la provincia de Córdoba.

"Quería que mi hija volviera con él, y ella le había dicho que no", aseguró Moyano, quien agregó que su hija había comenzado otra relación. "Le dijimos que pusiera los pies sobre la tierra, porque los chicos sufren, y viene y nos hace esto" se lamentó el abuelo materno de los niños.

Moyano, aseguró que Reyna "tenía todo planeado", teniendo en cuenta los hechos que sucedieron antes y después de las salvajes agresiones contra sus hijos de 10 y 7 años de edad.

El femicidio vinculado, es una figura que se aplica a este caso, y se repite en Argentina y el mundo. Se trata de "un hecho que se comete para ejercer poder sobre una mujer. El femicida, comete un crimen sobre un vínculo familiar o afectivo de una mujer a la que considera su propiedad, con el objetivo de castigar, destruir psíquicamente e incluso matar a la mujer sobre la cual pretende ejercer dominación”.

La ley 26.791, que logró criminalizar especialmente los homicidios relacionados con la violencia de género, incorporó la figura de femicidio vinculado al Código Penal, que en su artículo 80, inciso 12, establece un agravamiento, cuando el homicidio es cometido con el propósito de causar sufrimiento a una persona con la que se mantiene o ha mantenido una relación.

Dejá tu comentario