Destacada Principal | Bandera | Enrique | Florencia

Bandera: escracharon a un villamariense y tuvo que irse

Se trata de Enrique Galván, un villamariense que se encontraba realizando trabajos en Bandera y enfrentó una grave denuncia por intento de violación.

La comunidad de Bandera ubicada en la provincia de Santiago del Estero, está preocupada por Enrique Alejandro Galván, un villamariense que, según nos cuenta Florencia Zorzón, el 23 de julio entró a la casa de su sobrina e "intentó violarla y también matarla".

Luego de realizar la denuncia correspondiente quedó detenido y el 9 de agosto sale libre, es decir, estuvo 15 días preso. Lo que manifestaron desde la justicia ante esto es que, lo que el Galván realizó fue el delito de "tentativa" ya que no logró ni matarla ni violarla. Por lo que Enrique quedó libre sin pagar una fianza, abogado, ni un juicio hubo, nos cuenta Florencia.

El martes cuando sale de prisión, Florencia lo ve en pleno centro de Bandera, precisamente en el banco, a donde según nos cuenta, fue a cobrar una plata de su patrón, otro villamariense que lo habría llevado a trabajar a aquella localidad anteriormente. La reacción por parte de la familia fue escracharlo inmediatamente dentro del banco, rápidamente un policía se lo llevó.

A continuación, según las palabras de la testigo, la policía lo sube a Galván a un Remis y lo "invitan" a retirarse del pueblo, ya que la ciudad "empezó a pedir que se vaya". Además, Enrique Galván tiene dos causas en nuestra ciudad, una por violencia de género y otra por robo agravado según averiguaron luego de los hechos ocurridos en Santiago del Estero.

Luego en un descargo en redes sociales pusieron "Sólo queda agradecer una vez más al gobierno municipal de Bandera por hacerlo irse de la ciudad, porque por cosas como éstas, Bandera es mucho mejor que otro lugares y la gente lo reconoce, no esperaba menos de ustedes". Por otro lado el mensaje para la policía que lo sacó del lugar el mensaje no fue tan decoroso y los libraron a la decisión de "Dios".

Informe: Patricia Gatti

Dejá tu comentario