Destacada Principal | barbijo | persona | madre

¡El barbijo de la discordia! insólita disputa en la defensoría

No le entregaron el barbijo que mando hacer para su hijo y casi terminan a las piñas. El conflicto finalizó con una audiencia calentita hace instantes.

Una persona que trabaja de manera artesanal confeccionando productos textiles, se comprometió a entregar uniformes para un colegio de nuestra ciudad, que incluía el barbijo de la institución. El conflicto, se desató luego de que una madre notara que faltaba el barbijo de su hijo, por lo que acudió a la defensoría del pueblo. Alicia Peressutti se persignó varias veces, respiró hondo y como hace habitualmente en su rol de auditoria se avocó a solucionar el conflicto.

La cosa no estaba fácil. El barbijo debía tener el logo del colegio y el nombre del niño que lo utilizaría, pero resulta que el barbijo no aparecía. La persona a cargo de confeccionarlos se olvidó de confeccionarlo, o se perdió, se trataba de un sólo barbijo, el barbijo que luego sería "el de la discordia".

Si bien desde el organismo público no brindaron información, Villa María Ya! pudo conocer que la madre de una de las criaturas acudió a la defensoría para resolver el problema del barbijo faltante, desde allí se comunicaron con la persona que fabricó el resto de los barbijos, y se habilitó una audiencia para resolver la problemática que se realizó hoy a la mañana. ¡Un lunes de alta tensión!

El desenlace

En estos casos desde la auditoría se cita a una "audiencia de conciliación", para intentar acercar las partes. En este caso el fabricante de barbijo no quería fabricar el barbijo y ofreció darle a la madre del joven el valor en dinero, pero la mujer se negó ya que indica que no quiere el dinero porque no le alcanza para el barbijo.

Intentando mediar, la defensoría se puso en búsqueda de busca otro bordador, para tratar de conformar a ambas partes.

Final feliz

Hace instantes, se conoció el final del conflicto y los involucrados fumaron la pipa de la paz.

Según se pudo conocer, lograron que el fabricante le confeccione el barbijo de la discordia, aunque no fue fácil llegar a ese resultado.

Fuentes extraoficiales afirman que casi se van a las piñas por el insólito conflicto. ¿Habrá que comprar guantes y protectores bucales para resolver próximas audiencias de este tipo?

Dejá tu comentario