Destacada Principal | Brasil | Contagios | crisis

Brasil vive el peor colapso sanitario de su historia

Con casi 300 mil muertos y más de 12 millones de contagios de Covid, Brasil vive un colapso sanitario sin precedentes.

En un triste contexto de récords de muertes, los científicos reclaman medidas urgentes para salvar a Brasil, mientras que en Uruguay dejó de ser obligatoria la presencialidad en el sistema educativo por el importante incremento de contagiados por el Covid.

Los científicos del laboratorio Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), perteneciente al Ministerio de Salud, salieron ayer a poner luz sobre la verdadera situación epidemiológica de Brasil al aseverar que el vecino país está sufriendo el “peor colapso sanitario y hospitalario de su historia”, con una ocupación de camas de terapia intensiva superior al 80% en casi todo su territorio, una crisis terminal pese a la resistencia del presidente Jair Bolsonaro a admitir su gravedad.

Los números avalan el diagnóstico del Fiocruz: el martes, Brasil registró 2.841 muertes por el virus en 24 horas, un nuevo récord diario de víctimas desde el inicio de la pandemia, que ya dejó más de 282.000 fallecidos y 11,6 millones de contagios en el país.

“Se trata del mayor colapso sanitario y hospitalario de la historia de Brasil”, sintetizaron los científicos del Fiocruz al presentar un estudio donde advirtieron que 24 de los 26 estados del país superan el 80% de ocupación hospitalaria. El informe alerta que, por primera vez, todas las regiones del país están entrando simultáneamente en un estado de colapso sanitario, al punto que en 15 de los 24 estados las tasas de ocupación son mayores al 90%.

Preocupante para Argentina

En Río de Grande do Sul -estado fronterizo con Argentina-, ya fue superado el 100% de su capacidad hospitalaria. “La incertidumbre hoy es mayor que un año atrás. Hay variantes del virus más contagiosas circulando frente a una gestión ineficaz que optó por la economía y empujó al país a la peor crisis sanitaria de la historia”, insistió Jesem Orellana, de la Fiocruz Amazonía.

El contexto es de “catástrofe” para los especialistas, que reclamaron “la adopción rigurosa de acciones de prevención y control, como el mayor rigor en las medidas de restricción a las actividades no esenciales”. Entre otras medidas mínimas, pidieron el cierre de las playas y bares, la suspensión de las clases presenciales y actividades masivas, y un toque de queda nacional entre las 20 y las seis de la mañana. “Falta un director de la orquesta llamada ‘control de la pandemia’. Si no se controla la circulación de personas, si no hay testeo en masa e investigación de sintomáticos, la pandemia no se va a controlar nunca. Ni siquiera con vacunas”, completó Orellana. Interpelado por el informe del prestigioso laboratorio, el flamante ministro de Salud, Marcelo Queiroga, salió a admitir poco después la necesidad de aplicar “medidas de distanciamiento social”, aunque sin anunciar nada concreto.

Clases en suspenso en Uruguay y Perú por el alza de casos

La asistencia a clases en todos los niveles educativos uruguayos dejó de ser obligatoria desde ayer por la fuerte escalada de casos. “A partir de mañana (por ayer) se deja en suspenso la obligatoriedad (de la presencialidad) en todo el sistema educativo en todo el país”, informó anteanoche el presidente Luis Lacalle Pou, quien también anunció la suspensión de los deportes amateurs y la limitación al derecho de reunión. Por su parte, el ministro de Educación de Perú, Ricardo Cuenca, anunció la postergación de las clases presenciales ante una eventual tercera ola del Covid-19.

Dejá tu comentario