Destacada Principal | bullying | juicio | situación

Bullying: la demandante contó lo que está viviendo

Victoria Puccetti llevó a juicio por bullying a tres compañeras del secundario. Es el primer caso del país que se eleva a Tribunales.

Tras haber comenzado ayer el primer caso por bullying del país, Victoria Puccetti (la demandante) emitió un breve comunicado en relación a cómo está viviendo el juicio y la situación que atraviesa.

"Hola! Hago este mensaje porque son muchos de uds los que me están hablando y quiero que sepan que he leído todos los mensajes que me escriben. Estoy tan agradecida de que se hayan tomado el tiempo para hacerlo!", comentó.

"Se que entienden que es un proceso muy doloroso para mí y largo, por lo que no he podido contestarles a todos a tiempo. Más allá del resultado del día lunes, voy a seguir luchando por esta causa, por concientizar, por nuevos proyectos de ley, porque el bullying no tiene edad", continuó la joven.

"Espero que me sigan acompañando y que sepan, de corazón, cuanto lo agradezco. Por mí, por tus hijos, por tus sobrinos, por los que no pudieron seguir adelante, por los que la están pasando, por todos. Un abrazo enorme", concluyó Puccetti.

Cómo fue el primer día del juicio

La audiencia del juicio fue por teleconferencia, con testigos en la sala, pero sin público, aunque es de instancia oral y público.

Las acusadas son Natalia Dekimpe, Valentina Dold y Dalila Hiotiris. Están imputadas por hechos que se sucedieron hasta el 2013, cuando las acusadas y la víctima terminaron el secundario.

Según informó Radio Ya!, "no todos están presentes en la sala. De las tres imputadas, dos sí están con sus abogados, pero la tercera se encuentra representada en la sala por su letrado, sin embargo participa por videoconferencia desde el lugar donde está radicada, que no es Villa María".

La víctima fue la primera en exponer la situación que le tocó vivir durante su trayecto educativo en el nivel secundario del Instituto del Rosario. Contó el perjuicio que sufrió por las burlas y el hostigamiento al que fue sometida permanentemente.

Con lágrimas relató que no pudo ir al viaje de estudios, que no pudo participar en los proyectos educativos y que la finalización del secundario fue de manera virtual. Ahora parece común esa modalidad, pero en 2013, durante su último año de secundario, era una anormalidad.

La víctima tampoco fue al acto de colación. Otro giro en su vida fue que ella quería ser médica y por la situación, que ella consideró muy injusta, decidió estudiar leyes y hoy es abogada.

La carátula de la causa es lesiones leves psicológicas por el daño causado y el hostigamiento recibido durante la secundaria. La situación sentaría precedente.

Dejá tu comentario