Destacada Principal | calor | agua | sol

Cuidados a tener en cuenta para evitar el "Golpe de Calor"

Las elevadas temperaturas afectan al buen funcionamiento de nuestro organismo y puede producir lo que se conoce como "Golpe de Calor".

Para prevenir un golpe de calor es importante consumir abundante líquido (agua), evitar la exposición al sol y cuidar la piel.

Los grupos más perjudicados con los golpes de calor son mujeres embarazadas, bebés, niñas, niños, personas mayores de 65 años y quienes padecen enfermedades crónicas. (respiratorias o cardíacas, como hipertensión arterial; obesidad y diabetes).

Ante las elevadas temperaturas que se registran en la provincia, es necesario mantenerse alerta con respecto al sol, el calor y sus riesgos. Tanto en la vida cotidiana, como al momento de hacer deporte, el calor puede provocar problemas de salud si no se toman algunas medidas.

El calor extremo genera pérdida de agua y de sales esenciales que afectan el buen funcionamiento del organismo, lo que puede causar un trauma térmico, comúnmente denominado golpe de calor.

Es importante evitar la insolación, que se produce cuando hay una exposición prolongada al sol y en horarios críticos. Su principal manifestación son las quemaduras en la piel.

El Ministerio de Salud de la Provincia recomienda acudir a la consulta médica ante algunos de los siguientes síntomas: fiebre, sed intensa, sensación de calor sofocante, piel seca, mareos o desmayo, dolor de estómago, falta de apetito y náuseas, dolor de cabeza y desorientación.

Sugerencias para evitar los efectos nocivos del calor:

No exponerse al sol entre las 10 y las 16 horas.

Tomar mucho líquido, preferentemente agua.

En el caso de los bebés, amamantar con mayor frecuencia. Si tienen más de 6 meses, ofrecerles agua fresca y segura.

Ingerir frutas y verduras, y evitar comidas calóricas y abundantes.

Vestir con ropa clara y holgada y usar gorro.

Reducir la actividad física (ejercicios).

Además de no exponerse en horas pico, se recomienda usar protector solar de alto espectro; aplicarlo de forma uniforme en todo el cuerpo, incluyendo empeines, manos y cuello; y repetir la aplicación después de sumergirse al agua o periódicamente luego de colocarlo.

Es importante remarcar que se deben respetar en forma estricta los horarios seguros en el caso de los niños, y colocarles protector siempre, ya que es la exposición solar en la infancia la que representa más riesgo para el cáncer de piel en el futuro. Asimismo, se debe evitar completamente que los menores de un año permanezcan al sol.

Temas

Dejá tu comentario