Destacada Principal | cáncer | mujeres | casos

Qué es el cáncer de útero y cómo se previene

El cáncer de útero es es altamente prevenible, sin embargo causa unos 4.500 casos nuevos al año y 2.000 muertes.

La muerte de Sofía Sarkany, hija del reconocido diseñador argentino, generó una gran conmoción. La joven diseñadora de 33 años, tenía cáncer de útero.

El cáncer de cuello de útero es es el tercer cáncer más diagnosticado entre las mujeres en nuestro país, donde representa un importante problema de salud pública. Según el Ministerio de Salud, se estima que cada año se detectan alrededor de 4.500 casos nuevos y 2000 mujeres mueren a causa de esta enfermedad.

El cáncer cervicouterino se produce por un crecimiento anormal de las células del cuello de útero causado por algunos tipos de VPH (Virus de Papiloma Humano).

El VPH es un virus muy común que afecta tanto a varones como a mujeres y se transmite por contacto sexual. Se calcula que 8 de cada 10 personas lo tendrán en algún momento de sus vidas.

En la mayoría de los casos, el virus desaparece sin causar síntomas. Sólo en una pequeña proporción, (alrededor del 5% de los casos), este virus provoca lesiones (malformaciones en las células) que con el tiempo pueden convertirse en cáncer.

En la mayoría de los casos se trata de un tipo de cáncer altamente prevenible, ya que desde que se producen los primeros cambios en las células hasta que aparece el cáncer transcurren en promedio de 10 a 20 años. En esa ventana de tiempo, los controles (Papanicolau y/o test de VPH) permiten diagnosticar las alteraciones y tratarlas antes de que evolucionen.

Además, cómo método de prevención primaria, desde 2000 se vacuna a todas las nenas al cumplir 11 años y desde 2006 a todos los varones de esa edad contra el VPH.

La vacuna contra el VPH previene la infección de los VPH que causan aproximadamente el 80% de los casos de cáncer de cuello de útero, vulva, ano, pene, boca o garganta y el 90% de las verrugas genitales. Es gratuita y obligatoria.

Síntomas

En etapa temprana, el cáncer de cuello de útero no da síntomas, por eso son fundamentales los controles. En un período más avanzado, puede provocar sangrado anormal fuera de la menstruación, dolor o sangrado con las relaciones sexuales, flujo vaginal con mal olor, sangrado después de la menopausia, dolor pélvico persistente y sin razón aparente.

Los controles como claves para la detección

El mejor método de detección para cáncer de cuello uterino es el examen ginecológico con PAP y colposcopía a toda mujer desde que inicia las relaciones sexuales o a partir de los 25 años de edad y se recomienda realizarlo de forma anual.

El riesgo de desarrollar cáncer de cuello de útero aumenta con la edad y es mayor en las mujeres de más de 45 años, por eso es importante que las mujeres, aunque ya estén en menopausia, continúen realizándose el papanicolau (PAP), advierten especialistas.

El PAP es un estudio sencillo que puede detectar lesiones precancerosas en el cuello del útero y tratarlas antes de que se conviertan en cáncer. También se puede realizar el test de VPH que detecta la presencia de los distintos tipos de VPH que pueden afectar el cuello de útero.

La incorporación del test de VPH como método de tamizaje primario en el sector público es una estrategia pionera implementada en Argentina, elogiada en el mundo.

"Si durante la pandemia retrasaste tus controles ginecológicos, es fundamental que los retomes lo antes posible", alientan desde FUCA (Fundación Cáncer).

FUENTE: clarín

Dejá tu comentario