Destacada Principal | Carlitos Balá | humorista | comediante

Murió Carlitos Balá, ícono del humor de la niñez argentina

El comediante Carlitos Balá, quien había sido internado ayer de urgencia, falleció a los 97 años, según confirmó esta mañana su nieta Laura Gelfi.

Actor, comediante, humorista, músico, Carlitos Balá -cuyo nombre real era Carlos Salim Balaá Boglich- había sido internado ayer de urgencia en el Sanatorio Güemes, de la ciudad de Buenos Aires, tras haber sufrido una descompensación. Falleció anoche a los 97 años de edad.

Había nacido el 13 de agosto y pasado a la fama con el mítico «Show de Carlitos Balá», un emblema de la infancia para muchas generaciones.

En su larga carrera en cine y televisión, el animador alegró la vida a miles de niños argentinos y dejó en la cultura popular frases como “¿Qué gusto tiene la sal?”, “Ea-ea-ea pe-pé”, “Sumbudrule”, "¡Mirá cómo tiemblo!", "¿Un gestito de idea?", “Fabulósico”, "Está un kilo y dos pancitos", "Te pasaste, Petronilo”, entre tantas otras.

«Estamos devastados pero unidos y así se fue él, con la familia unida y mucho amor», afirmó la nieta en declaraciones formuladas a Teleshow, en las que precisó que el fallecimiento se produjo anoche.

Emblema de la infancia de toda una época, cuya vigencia perduró a lo largo de varias generaciones, Carlitos Balá había sido homenajeado en 2017 en la Cámara de Diputados de la Nación por su «trayectoria artística y su aporte a la cultura popular».

El mismo año en que fue homenajeado en el Congreso de la Nación, el 2017, Balá recibió también el diploma de Ciudadano Ilustre en un homenaje que se le realizó en la Legislatura porteña.

A principios de ese mismo año había recibido también una Mención de Honor en los premios Estrella de Mar, en tanto en 2016 lo homenajearon en los premios Gardel, y fue declarado «Embajador de Paz» en el Vaticano.

«Ya van cuatro generaciones que me siguen, contando ésta de Panam. Hay que entenderlos. Tienen otros chiches, pero siguen siendo chicos. No tengo tiempo para estar triste, tengo alegrías que me eclipsan. Y hago reír todo el día. En los aviones me pongo a bailar con las azafatas. La fórmula es recibir cariño. Yo soy de espíritu joven. El cariño te rejuvenece. Todo el mundo debería recibir cariño, pero está el poder adelante y nadie la quiere entender. Yo tengo cerca el cementerio de la Recoleta y digo: ‘Así terminamos todos’, había asegurado Carlitos Balá antes del homenaje que le hicieron, en 2017, en la Cámara de Diputados.

Más Información: Si no manejás bien... ¡te vas a la B! Villa María adhirió al sistema scoring para conductores

Dejá tu comentario