Judiciales |

Caso Bortot: Recluso de la cárcel de Villa María abrió la boca y encontraron restos óseos

Cuando nadie lo esperaba y el caso era un misterio total un preso de la Cárcel de Villa María abrió la boca y se reactivó el caso por la desaparición de Mariela Bortot (40)

Justicia investiga, equipo de antropólogos forenses de por medio el hallazgo de restos óseos en un campo ubicado entre Inriville, Monte Buey y Leones, unos 300 kilómetros al sudeste de Córdoba.

El preso de la cárcel de barrio Belgrano (cuya identidad aún no se conoce) se habría desempeñado como jornalero fue quien aportó detalles del lugar donde, posteriormente, excavación mediante, se encontraron los restos

El recluso estuvo en el lugar acompañado por el fiscal que interviene en el caso, Arturo Aliaga (de Bell Ville, pero actualmente subrogante en Corral de Bustos), y personal de la Dirección de Investigación Operativa (DIO), un grupo especial de investigación creado por el Ministerio Público Fiscal.

En el campo se inició una excavación y se recuperaron restos óseos que serían una tibia y otro fragmento. Inmediatamente se detuvo el procedimiento y se convocó a los antropólogos forenses del Poder Judicial.

El jornalero preso había manifestado a los investigadores que deseaba reunirse con familiares de Bortot para contarles lo que había visto cuando, en libertad, a bordo de una cosechadora, observó movimientos que ahora delató.

Mariela desapareció el 25 de enero de 2014 en Inriville, mientras caminaba por la zona rural del pueblo.

 

Dejá tu comentario