Judiciales |

Caso del profe sospechado de abuso: Integrantes de Escuela de Kung Fu se encuentran tristes y desconcertados

“Nos encontramos desconcertados y tristes”. Así comienza el parte de prensa de la Escuela de Wushu Kung Fu “Zheng Dao”, cuyo  sifu ( director) es Hugo Vilches y en donde en ella prestaba servicios como profesor Fernando A. a quien se lo acusa de abuso deshonesto en perjuicio de una menor de 11 años (alumna), en un hecho ocurrido hace una semana, en un domicilio de Villa Nueva.

Ante la repercusión del caso, en la opinión pública y en particular en las redes sociales,  Vilches explicó que tanto el director general, maestro Ricardo Paéz (faja negra, séptimo tuan) desde Buenos Aires como el titular de la entidad, en Córdoba, maestro Carlos Ortega (faja negra, cuarto tuan) “mantienen comunicación permanente, mostrando su preocupación por el acontecimiento, especialmente por la situación emocional en que se encuentra la alumna y su grupo familiar, como así también el profesor”.

Desde la Escuela de Wushu Kung Fu se subrayó que “aguardamos la resolución judicial que determine qué grado de responsabilidad del docente, si lo hubo,para con ello definir, con la intervención de la Junta Disciplinaria su permanencia o expulsión de la escuela”.

Como lo informara oportunamente Villa María Ya! los hechos denunciados ocurrieron fuera del lugar y horarios de prácticas lo que libera  en forma absoluta la responsabilidad de la Escuela de Kung Fu , cuyos integrantes se manifestaron a disposición del fiscal, Gustavo Atienza, si éste los requiere en el marco de la investigación que lleva adelante y por la cual- desde hace nueve días,-está alojado en la cárcel del barrio Belgrano, Fernando A.

El caso se originó cuando un hermano de la víctima, a través de una ventana, habría observado besos y tocamientos a la niña por parte del profesor lo que generó una gresca tal que los vecinos del lugar querían lincharlo y tras llegar la Policía detuvo al hombre- que es casado-  y luego de los trámites de rigor fue pasado a la cárcel.

A la niña de 11 años se la sometió a la Cámara Gesell y al hombre se le practicarán estudios psiquiatricos y psicológicos profundos . Con estas acciones, sumadas a los testimonios que se encuentran en la causa, el fiscal Atienza determinará si lo imputa o lo deja en libertad.

 

Dejá tu comentario