Destacada Principal | CBI | Accastello | financiera

Causa CBI: Sobreseyeron a Bugliotti ¿Y Accastello?

El titular de Dinosaurio fue sobreseído por la justicia. La causa de Accastello, vinculado a dos cajas de seguridad con 290 mil dólares, sigue encajonada

El titular del Grupo Dinosaurio, Euclides Bugliotti, fue sobreseído la semana pasada por la Justicia Federal en la causa CBI. Según estableció el juez Hugo Vaca Narvaja, el empresario cordobés no estaba involucrado con la financiera ilegal. La pregunta es ¿Qué pasa con Eduardo Accastello, también involucrado?

"Lo sobreseyeron a Bugliotti después de siete años de investigación", dijo a Cadena 3 su abogado, Sebastián Becerra Ferrer y agregó: "Vaca Narvaja ya había dictado la falta de mérito por intermediación financiera y lavado de dinero".

"Ahora, después de evaluar los informes que recibió de la AFIP, de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), y de repasar los testimonios del primer juicio, determinó que la única relación de Bugliotti con la financiera era el alquiler de un inmueble", explicó.

Porque Acastello sigue involucrado.

En 2017, el juez federal N° 3 de la ciudad de Córdoba, Miguel Hugo Vaca Narvaja, sostuvo en un fallo que si el exintendente de Villa María Eduardo Accastello y el exintendente de Laguna Larga, Fernando Boldú, no pudieron justificar la tenencia de 290 mil dólares en una caja de seguridad de la financiera Cordubensis (CBI), no debía descartarse la posible comisión de los delitos de evasión de impuestos y lavado de dinero.

Con este y otros argumentos, Vaca Narvaja rechazó la solicitud del fiscal Enrique Senestrari de girar las actuaciones a la Justicia provincial y enumeró una serie de cuestiones para seguir investigándolos.

En el expediente de la mega­causa CBI, se analiza la proce­dencia de 290 mil dólares, en billetes de 100 con numeración correlativa, en una caja de seguridad de la sede de CBI, a la que Accastello tenía acceso autorizado.

En su momento, para justificar ese monto, Boldú y Accastello sostuvieron que esos dólares procedían de la herencia que había recibido el primero de su padre.

Pero hay una serie de cuestiones en las que el fiscal parece no haber profundizado.

Si resultaba sospechoso que esos dólares tuvieran numeración correlativa, se descubrió que buena parte de esos billetes (12 fajos de 10 mil dólares) tenían fecha de impresión en 2006 y Roberto Antonio Boldú (el padre) falleció el 9 de julio de 2000.

Un motivo más para dudar de que esos dólares difícilmente fueran de la herencia de su padre, es que Boldú guardó ese dinero en una caja de seguridad en la que puso a Accastello como autorizado para ingresar.

Si ese dinero era de su familia, ¿por qué buscó a alguien externo a su círculo íntimo para confiar ese dinero?

En CBI, había cuatro cajas a nombre de Boldú y de Verónica Navarro, pareja de Accastello. A esto hay que sumarle que en la que se encontraron los 290 mil dólares, Accastello estaba autorizado.

Además, en la empresa de custodia de valores Bacar, Accastello también tenía un cofre, en este caso como titular.

El caso CBI

La investigación comenzó luego de la muerte del vicepresidente de la firma, Jorge Suau, tras la huida del país del principal responsable de la empresa, Eduardo Rodrigo. Ello generó una fuerte corrida que desmoronó la empresa y afectó a todos los que participaban de manera directa o indirecta de esas actividades.

El cuerpo de Suau fue encontrado el 14 de febrero de 2014 en el interior de su camioneta a un costado de la ruta provincial 45. La Justicia determinó que se suicidó.

En setiembre de 2014, la Justicia provincial declaró la quiebra de la financiera CBI a partir de la denuncia promovida por ahorristas que no pudieron recuperar sus depósitos colocados en la compañía luego de cerrar sus puertas a mediados de febrero de ese año.

La compañía cerró sus puertas y dejó un importante número de ahorristas que no pudieron recuperar su dinero.

CBI Cordubensis estaba habilitada únicamente para operar con cajas de seguridad y no como entidad financiera, ya que no contaba con la autorización del Banco Central de la República Argentina (BCRA).

FUENTE: -Cadena 3.

Dejá tu comentario