Destacada Principal | centro | ambiental | ambiente

Así fue la asamblea por el Centro de Gestión Ambiental

Con autoridades municipales y de Nación, recolectores, cooperativas y ciudadanos presentes, se llevó a cabo la asamblea por el Centro de Gestión Ambiental

Con autoridades municipales y del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, recolectores, cooperativas y ciudadanos interesados presentes, se llevó a cabo en el auditorio de la Medioteca la consulta pública presencial (con la licitación ya adjudicada) por el Centro de Gestión Ambiental.

Dentro de los expositores de encontraron los intendentes de ambas villas, Martín Gill y Natalio Graglia, los representantes del Ministerio de Ambiente nacional, Carlos Silva y Manuel Mateu, y el gerente ambiental de Milicic (la empresa que ganó la licitación), Jorge Aimi.

Además de presentar las características generales del proyecto valuado en 1.046.015.792 de pesos, los cuales serán financiados a través de un préstamo del BID (Banco Interamericano de Desarrollo), se abrió un espacio para las preguntas y consultas de los presentes.

Dentro de las intervenciones del público destacaron las de los trabajadores de las cooperativas, la de un ciudadano que consultó sobre la comercialización de lo reciclado, y las de algunos docentes de la Licenciatura en Ambiente y Energías Renovables de la UNVM.

También estuvieron presentes, aunque no hablaron, Omar Regueira y Germán Tissera, secretario de Ambiente, Obras y Servicios Públicos y sub-secretario de Ambiente de la ciudad respectivamente. Fue este último quien respondió algunas preguntas a Villa María Ya! sobre el proyecto.

"Es totalmente diferente, desde la infraestructura hasta el proceso para distribuir los residuos y mandar la fración que no va a tener ninguna utilidad a disposición final", respondió Tissera al preguntársele sobre las grandes diferencias entre el centro que provee el proyecto y el actual vertedero.

"Hoy en día tenemos un predio colmatado, donde existía una celda con membrana que fue totalmente ocupada; actualmente empezó a ocupar espacio en terreno no impermeabilizado, generando un gran desborde y una acumulación".

"El nuevo Centro de Gestión Ambiental" va a tener una cinta de clasificación de 20 bajadas; hoy tenemos una de 8, así que va a sumar capacidad de operación, de clasificación y va a aumentar el número de trabajadores".

"Vamos a tener una planta de compostaje para la poda, una de recuperación de caucho y de molienda de vidrio, una planta de voluminosos, donde vamos a triturar escombros. Todos estos boxes van a contar con un comedor, con vestuarios y baños, y cada trabajador va a tener su espacio para trabajar. Va a operar como una fábrica".

Tiene una política de inclusión social muy importante. Tiene una política de inclusión social muy importante.

"Va a tener una guardería infantil para que las trabajadoras tengan un espacio donde dejar a sus hijos, una sala para amamantar, va atener una enfermería, un plan de gestión integral para cualquier riesgo de trabajo".

"Va a tener una planta de ósmosis inversa que va a tratar todos los efluentes generados a través de los lixiviados, que son líquidos que se producen y que como va a estar impermeabilizado, ese líquido se ocupa en el fondo y no tendrá contacto con el suelo y las napas".

"Se va a acomodar de manera tal para que tenga una vida útil de 20 años, con todos los compromisos que tenemos que asumir los vecinos para separar en origen".

Otras de las cuestiones donde se promete mejoría es en la relación del vertedero con la fauna silvestre y doméstica. "Hoy en día tenemos un alambrado perimetral deficitario, con muchas roturas donde ingresan diferentes tipos de animales, silvestres o domésticos que los propios vecinos abandonan en el lugar, como perros o gatos".

"Al entrar al basural de cielo abierto se transforman en vectores de contaminación, porque obviamente hay muchas bacterias y patógenos; al consumir la basura empiezan a padecer esas enfermedades y hacia donde van las trasladan".

Tendrán una interacción con el centro mucho más amigable y sana. Tendrán una interacción con el centro mucho más amigable y sana.

"Al generar condiciones diferentes, porque en este Centro se va a propiciar el tapado continuo con tierra, no se va a generar ningún tipo de exposición al ambiente y va a hacer que los animales no consuman eso, pero sí vivan en el arbolado que se va a formar alrededor".

Dentro de los planteamientos surgidos en la asamblea, uno consultó sobre la elección de un método que separa los RSU (Residuos Sólidos Urbanos) en dos categorías (húmedos/descartables y secos/reciclables) y no en tres (reciclables, orgánicos y descartables).

Al respecto, Tissera respondió a Villa María Ya!: "Venimos tratando de profundizar una política que viene desde hace mucho tiempo entre húmedos y secos. Nosotros apuntamos al compostaje en las propias viviendas", aclarando que por legislación no se puede usar para comercializar el compostaje (de orgánicos) cuyo origen no esté certificado.

Vamos a profundizar el trabajo de la separación en dos fracciones porque es algo que venimos haciendo desde hace 10 años. Vamos a profundizar el trabajo de la separación en dos fracciones porque es algo que venimos haciendo desde hace 10 años.

"También pensamos en los residuos que sí podemos compactar, que tienen una trazabilidad, que son por ejemplo los residuos del mercado. Ahí armamos el proyecto para presentar a la Unión Europea y compramos el Rotorbuey, que es un equipo rotativo que genera compost de alta calidad", comentó, refiriéndose a una máquina fabricada en Monte Buey para producir compost a pequeña escala.

Otras dudas del público que quedaron inconclusas, dejando de lado la cuestión ambiental, son las relacionadas a la presentación de un presupuesto itemizado del proyecto donde se especifiquen y justifiquen uno por uno los gastos de la obra.

Sobre el tema, el coordinador de Residuos Sólidos Urbanos, Manuel Mateu, respondió que el proceso tiene "todas las auditorias correspondientes y el seguimiento del Banco (BID)".

Respecto al salto del presupuesto de $828.252.655 a $1.046.015.792 (más de 200 millones de pesos mayor), el arquitecto Carlos Silva, encargado de predios de enterramientos sanitarios de Nación, respondió que se debe a un reajuste producto de la "inflación en dólares".

Ver más: El proyecto del Centro de Gestión Ambiental en números

Dejá tu comentario