Destacada Principal | colectivo | mujer | vecina

Más quejas porque el colectivo urbano no frena

Una mujer asegura que el colectivo de la línea 19 no frena donde corresponde y hacer caminar una cuadra a su padre, una persona que sufrió un ACV.

Una mujer se contactó con Villa María Ya! para asegurar que el colectivo de la línea 19 no frena donde corresponde y hacer caminar una cuadra de más a su padre, una persona que sufrió un ACV (accidente cerebrovascular).

"Quiero hacer saber mi descontento con el servicio del transporte público. Mi papá es una persona discapacitada que tuvo un ACV hace dos años", comentó la mujer.

"Los de la línea 19, la que suele utilizar de vez en cuando, son muy desatentos. Lo toma alrededor del Anfiteatro, y no lo alzan; paran el colectivo una cuadra más adelante y lo hacen caminar", agregó.

No es la primera queja de este tipo: el mes pasado, una vecina comentó que en varias oportunidades le sucedió que el colectivero no frenó en la parada correspondiente. “Estoy en la parada, hago seña y el colectivero no frena”, afirmó.

“Este lunes, alrededor de las 9:30 horas estaba en la parada del colectivo línea 14, en calle Mendoza y Carlos Pellegrini, cuando veo que viene el colectivo bajo un poco a la calle y le hago la seña para que frene. Sin embargo, el chofer ni miró y siguió de largo”, relató la vecina.

Luego de esta situación, la mujer decidió acercarse hasta la próxima parada, ubicada en calle Mendoza y Boulevard Alvear, en donde el ómnibus estaba frenado ya que había un semáforo en rojo. Al alcanzar el colectivo, le golpeó la puerta, y “el colectivero contestó que la parada es en la cuadra anterior”.

A raíz de esto, la joven le indicó que venía de allí y no había frenado, pero el chofer se negó a abrirle las puertas para permitirle subir. A su vez, la vecina comentó que a su hermana le tocó vivir la misma situación con la línea de colectivo mencionada.

Si bien la mujer se comunicó con la empresa TransBus para efectuar su reclamo, obtuvo como respuesta que el mismo sería trasladado a los superiores de los choferes, y que podía acercarse a las oficinas de la empresa y pedir el libro de quejas. “Este chofer suele ir a fuertes velocidades en la ciudad, y cuando frena lo hace de golpe. Hablando con otras personas, también me comentaron que es súper maleducado y anda muy fuerte”, finalizó la vecina.

Dejá tu comentario