Destacada Principal | comedor | locro | alimento

Locro solidario para comedor Pancita llena corazón contento

Será el 9 de julio, en beneficio al comedor "Pancita llena, corazón contento". La porción sale 200 pesos + un alimento no perecedero, una frazada o ropa.

Un vecino del comedor "Pancita llena, corazón contento" realizará el 9 de julio una locreada en beneficio para los niños que asisten a la copa de leche en el barrio Nicolás Avellaneda. El precio por porción es de $200, más un alimento no perecedero, ropa o una frazada.

El locro podrá retirarse en la esquina de Salta y Reino a partir del mediodía del 9 de julio. Para encargar una porción, pueden contactarse con Estela; su número es 353-4771833

Pancita llena, corazón contento

"Pancita llena, corazón contento" queda en la calle Salta al 2578, en el barrio Nicolás Avellaneda. Los sábados y domingos funcionan como copa de leche, y asisten cerca de 50 niños.

Desde el inicio de la pandemia, también comenzaron a preparar viandas para que retiren las familias que lo necesiten. Estas se entregan los martes y jueves, y le sirven a aproximadamente 170 familias.

"La vez pasada una persona, muy gentil, hizo y nos donó locro para que hagamos una locreada y le pudieramos repartir a las familias", comenta Estela, quien maneja el lugar.

"Ahora me propusieron hacer una nueva locreada; ellos dejan el precio más barato, pero el que compra tiene que llevar un alimento no perecedero".

"También tenemos un roperito, y repartimos ropa los días sábados. Cuando vayan a comprar locro, el que tenga alguna frazadita, algún calzado o ropita con la que pueda colaborar, también bienvenido sea", dijo Estela.

Frío y hambre en pandemia

"En las familias hay mucha necesidad, vienen al merendero en busca de azúcar, leche, aceite, fideos, lo que uno pueda llega a tener", cuenta Estela.

"Ropa buscan muchísimo, los niños por ahí andan muy desabrigados; colchas también, andan necesitando frazadas. El tema pandemia los ha afectado muchísimo. Está muy difícil la situación, y cada vez se vuelve más difícil"

"Gracias a Dios vienen las panaderías y obsequian bizcochos, facturas. Por lo menos hoy comen un plato calentito, y se llevan un bizcocho o pan para que sus padres puedan darles mañana junto a un té o lo que tengan en sus casas".

Dejá tu comentario