Destacada Principal | Concejales | Accastello | Concejo

Se rompió todo entre accastellista y gillistas: tres despedidos

Milton Vázquez, Inés Rigaldo y César Rivera fueron desafectados ayer, un día después de que los ediles accastellistas acompañaron el pedido de información a Jure

El 28 de abril Milton Vázquez, Inés Rigaldo y César Rivera habían asumido en distintas reparticiones municipales, tras un acuerdo entre el gillismo y el accastellismo. Es que estos tres nombres pertenecían al núcleo duro del hoy ministro de Industria, Eduardo Accastello.

Pero la paz se terminó y, tras la ruptura del bloque oficialista, llegaron las consecuencias. Es que Daniel López y Juan Carlos Cladera, los concejales que responden a Accastello, dejaron de acompañar muchas iniciativas de los ediles de Gill. Y además, apoyaron el pedido de información al secretario de Salud, Humberto Jure, que había propuesto la oposición. Justamente los despidos se dan un día después de la sesión en el Concejo Deliberante.

Qué hacían los despedidos

El docente y artista plástico Vázquez era coordinador de Programas con otras Jurisdicciones, que depende de la Secretaría de Educación, Cultura y Promoción de la Ciencia. Durante la gestión de Accastello fue secretario de Cultura.

María Inés Rigaldo era coordinadora de Abordaje Territorial e Identidad, dependiente de la Secretaría de Inclusión Social y Territorio. Rigaldo es una militante justicialista de barrio Los Olmos, a cargo de la Biblioteca Eva Perón.

El médico César Rivera, se desempeñaba como coordinador de Cooperación y Asistencia de otras Jurisdicciones, dependiente de la Jefatura de Gabinete, que comanda Héctor Muñoz.

El comunicado de los concejales accastellistas

A través de un comunicado, López y Cladera expresaron su solidaridad con los despedidos, -que habían conseguido trabajo fruto de un acuerdo político- a través de un comunicado, que vincula totalmente la sesión en el Concejo con la represalia que tomó el ejecutivo municipal. El apuntado de tomar esta decisión es el jefe de Gabinete, Héctor Muñoz.

"Queremos solidarizarnos con los funcionarios recientemente despedidos a petición del Jefe de Gabinete Municipal de la ciudad de Villa María. Lamentamos que se deje sin trabajo a personas que son identificadas con nuestro espacio político. Quienes gobiernan la ciudad, debieran conocer que estas prácticas son de la vieja política.

La democracia y los tiempos que vivimos nos exigen, a los funcionarios y funcionarias, respetar a las personas, las ideologías, priorizando la libertad y la diversidad, ante todo. La pluralidad de voces es indispensable en una democracia sana, digna e incluyente. Nos resulta llamativo que después de la votación del día de ayer en el Concejo Deliberante, hayan sucedido los despidos.

Votamos por la interpelación al Secretario de Salud Municipal porque necesitamos como Concejales y como sociedad conocer cuál es la real situación sanitaria frente al COVID-19 en la ciudad, qué medidas de prevención se han desarrollado debido al aumento de casos positivos y personas en aislamiento en los últimos días, si efectúan los controles en los ingresos y si existen cordones sanitarios ante los casos existentes, entre otras cuestiones.

Consideramos y defendemos el derecho a conocer los datos e información que no se otorga de manera oficial ni a los ciudadanos ni a los concejales. El Concejo Deliberante es un espacio de encuentro y diálogo. Estamos vivenciando el lenguaje peyorativo hacia el otro, no corresponden ni agresiones, ni amenazas que no garantizan la institucionalidad. Esperamos que no tengamos que exponer este tipo de acciones, que no permiten la construcción política, social, cultural y económica que los ciudadanos y ciudadanas merecemos.

Somos seguirá trabajando por los vecinos y vecinas y para la transformación de Villa María".

La interna peronista está lejos de terminar y la grieta entre gillistas y accastellistas vuelve a encenderse en tiempos extraordinarios, que exigen de parte del pueblo responsabilidad y compromiso de todas las partes.

Dejá tu comentario