Destacada Principal | córdoba | Talleres | Argentina

Córdoba: 9 de cada 10 talleres textiles trabajan en la ilegalidad

Al menos el 86% de la ropa que usamos en Argentina se fabrica en el marco de una trama irregular. En Córdoba la abrumadora mayoría está en la ilegalidad.

En Córdoba, nueve de cada 10 talleres textiles trabajan en la ilegalidad, especialmente en materia de derechos laborales.

La conclusión surge de un relevamiento en 250 unidades productivas (desde grandes marcas a costureras y costureros) en la ciudad realizado por un equipo de investigación de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNC, junto a diversas universidades del país, quienes realizaron un estudio sobre la industria indumentaria nacional. El trabajo fue publicado en el libro “¿Quién hace tu ropa?“.

La sobreexplotación laboral, la clandestinidad de los talleres y evasiones fiscales, están en el país a la orden del día, según indica Andrés Matta, investigador de la UNC y uno de los responsables del estudio en una entrevista a unciencia.unc.edu.ar

En Córdoba, sólo un 9% de las unidades productivas en principio cumplirían las principales normas laborales; del 91% restante, la mitad es totalmente informal y la otra mitad realiza múltiples practicas evasoras. Por ejemplo: estar registrado pero tener trabajadores informales o pagarles la mitad del salario en negro o mediante pago a destajo (por prenda). En algunos casos, no se registran como fabricantes sino como comercios para no recibir controles ni reconocer la responsabilidad con los talleres; y hay ausencia de medidas de seguridad. También, cambian permanentemente la razón social para poder despedir y recontratar a los trabajadores minimizando costos laborales. Matta agrega que, las pocas firmas que parecen cumplir toda la normativa, desarrollan la actividad subcontratando talleres que tienen alguna de esas características irregulares.

El sector se caracteriza, en general, por desarrollarse en un marco irregular e informal, que genera explotación laboral, clandestinidad de los talleres e incumplimiento de ciertas normas laborales y fiscales. Y agrega: como mínimo, el 86% de las prendas que se fabrican se hacen en el marco de una trama irregular.

La industria textil ocupa a 150 mil personas en Argentina. Pero, lamentablemente, es también paradigmática porque desde sus inicios es una de las industrias con peores condiciones laborales: alta intensidad laboral, salarios por debajo de las necesidades básicas, y altos niveles de trabajo no registrado (un 75% aproximadamente).

Talleres del sudor

En Argentina, las estimaciones indican que sólo 60% de los trabajadores tienen una jornada laboral normal, y entre los no registrados solo el 30%, por eso suele llamarse a estas unidades productivas como talleres del sudor. Desde el punto de vista de los ingresos el salario del sector formal esta siempre entre los más bajos de la industria y las cifras son menores para los trabajadores no registrados. Lo que genera que la mitad de los trabajadores tengan ingresos menores al salario mínimo. “Eso se relaciona a su vez con la forma de pago ya que normalmente implica el pago a destajo. En situaciones extremas, no se paga con dinero sino con vales, en especies, o a cuenta de alojamiento y servicios.

A esto hay que sumar condiciones laborales vinculadas a la mala higiene y la seguridad, inadecuada iluminación, equipamiento no ergonómico, cableado eléctrico en malas condiciones, hacinamiento y ausencia de medidas para prevenir y combatir incendios.

Por todos estos aspectos se buscan poblaciones vulneradas y vulnerables: en general, mujeres pobres y migrantes.

La entrevista:

unciencia-podcast-industria-indumentaria.mp3

Dejá tu comentario