Destacada Principal | Covid-19 | aeropuerto | miami

COVID-19: un empresario volvió al país con un certificado falso

El hombre (29) sabía que tenía covid-19, regresó igual de Miami y quedó detenido en el aeropuerto de Ezeiza.

El juez federal Federico Villena ordenó la detención de un individuo de 29 años. La cumplirá en un hotel donde quedó aislado, por propagar la enfermedad covid-19, acción tipificada como delito en el Código Penal, reconociendo a la salud como un bien jurídico protegido por los arts. 202 y 203 del mencionado código. El delito está tipificado con hasta 14 años de prisión.

Así fue que quedó detenido el domingo último al llegar al aeropuerto internacional de Ezeiza desde los Estados Unidos. Más precisamente desde Miami lugar donde se habría contagiado.

La directora de Migraciones Florencia Carignano aseguró en un tweet: “Se fue a vacunar, sabía que tenía Covid y ocultó información para intentar ingresar al país. Ahora está detenido y la pena podría ser de hasta 15 años. Seamos responsables!”

Apenas se detectó que tenía temperatura el joven admitió que tenía un PCR positivo que no había declarado en su declaración jurada para poder viajar. “Esto pone en juego no solo la vida de las 259 personas que iban a bordo y que habían hecho las cosas bien. También de todos aquellos que estuvieron en contacto con él -afirmó la funcionaria-. La irresponsabilidad de uno puede llevar a la muerte de muchas personas. Y esto es lo que hay que tomar conciencia. No se es más vivo por saltear una ley, por no cumplir algo que pide el Estado sino que se está poniendo en juego la vida; incluso la propia”.

El protagonista del hecho se llama Santiago Solans Portillo, un licenciado en Comercio Exterior y es dueño de una marca que se dedica a servicios de hidrolavados de casas y edificios.

image.png

Según se sospecha, consiguió un certificado que indicaba que no tenía síntomas de coronavirus. Con eso, pudo abordar el vuelo de American Airlines AA921 que llegó en la mañana del Domingo, a las 10.20, desde Estados Unidos. En el avión viajaban 259 personas y 12 tripulantes.

Al arribar a la estación aérea y pasar por los controles del aeropuerto detectaron que podía ser un caso sospechoso al detectar que tenía 38 grados de temperatura.

En ese momento, fue apartado de la fila y comenzó el operativo para saber qué ocurría. La reglamentación es clara. “En ningún caso podrán circular las personas que revisten la condición de ‘caso sospechoso’ o la condición de ‘caso confirmado’ de COVID-19; esto conforme definiciones establecidas por la autoridad sanitaria nacional. Ni quienes deban cumplir aislamiento en los términos del Decreto N° 260/20, su modificatorio y normas complementarias”.

Dejá tu comentario