Destacada Principal | créditos | empresas | Crédito

Lanzan créditos blandos para el sector gastronómico y bares

Los créditos para las empresas serán de hasta $3 millones y tendrán un plazo de 36 meses de repago y 12 meses de gracia.

El ministerio de Desarrolló Productivo y el Banco Nación (BNA) lanzaron una línea de $1.000 millones en créditos blandos para el reacondicionamiento de restaurantes y bares ante la llegada del invierno, como parte de las medidas de asistencia a sectores críticos afectados por la segunda ola de Covid-19.

La línea será avalada completamente por Garantizar SGR y el Fondo de Garantías Argentino (Fogar) y destinadas a pymes gastronómicas para realizar readecuaciones en sus locales por la llegada el invierno, como la compra de elementos de calefacción, aislamiento, sombrillas, gacebos y demás herramientas para la atención al aire libre.

Los créditos serán de hasta $ 3 millones y tendrán un plazo de 36 meses de repago y 12 meses de gracia, por lo que quienes accedan recién comenzarán a pagarlo en mayo de 2022, con una tasa del 0% para los primeros 12 meses y una tasa del 10% para los 24 meses restantes.

Entre los destinatarios del crédito se incluye a sociedades, autónomos y monotributistas (categorías A hasta la K) con certificado MiPyME vigente con una antigüedad de 12 meses de vigencia en el mercado.

Los montos del crédito para los monotributistas varían de acuerdo a la categoría de $ 100.000 hasta los $ 500.000, mientras que para autónomos y sociedades el máximo será hasta de hasta cuatro meses de ventas del solicitante, con un máximo de $ 3.000.000.

Asimismo, el Banco Nación podrá hacer el pago directo para los locales que lo requieran mediante la presentación de la factura de proveedores y declaración jurada, con lo cual se busca acelerar el acceso a los préstamos.

La semana pasada el Banco Central definió que las empresas que alcanzadas por el programa Repro II, para el pago de hasta $ 18.000 del salario de los trabajadores y la reducción del 100% de sus aportes patronales, podrán postergar los pagos de sus créditos y diferir esas cuotas al final del cronograma de pagos.

La medida, que fue establecida en la Comunicación A7285, establece que los créditos que sean reestructurados no implicarán el pago de intereses resarcitorios y que las cuotas postergadas se actualicen solo por la tasa prevista en el crédito original.

Las empresas que sean beneficiarias no serán consideradas como deudores ni serán informados a la Central de Deudores manteniendo su capacidad de tomar crédito.

Cerca de 23.000 empresas aplicaron en mayo al Programa de Recuperación Productiva (Repro), relanzado en noviembre del año pasado para asistir a sectores afectados por las medidas para mitigar la segunda ola de coronavirus, que servirá para complementar el salario de unos 670.000 empleados.

Dejá tu comentario