Crimen de Luna: “No se por qué lo hice” dijo Cingolani. El juicio sigue el viernes

7 mayo 2019

Crimen de Luna: “No se por qué lo hice” dijo Cingolani. El juicio sigue el viernes

Para Destacar

  • Comenzó el juicio contra Mariano Gutierrez Cingolani, que tendrá continuidad el próximo viernes.

Artículos Relacionados

Comenzó el juicio en donde se pretende determinar si Mariano Gutierrez Cingolani fue o no responsable del crimen de Luna Viera, la niña de 5 años que fue asesinada el 19 de julio de 2017 en Tío Pujio. El viernes continuará su desarrollo para escuchar dos testimonios importantes para la causa que podría terminar con el acusado condenado a cadena perpetua.

En el banquillo

Al iniciar la audiencia la abogada defensora, la asesora letrada Silvina Muñoz, pidió que el acusado pudiera estar sentado junto a su tía, que él llama mamá, para sentirse con más confianza. Los jueces no lo permitieron.

Cabe destacar que la causa llegó a juicio por la acción del fiscal de instrucción René Bosio, que pidió una pericia avanzada, en donde se pudo determinar que comprende la criminalidad de sus actos.

Crimen aberrante

El jurado popular

Con el jurado popular y el tribunal técnico constituido se leyeron los hechos y allí se indicó que Cingolani estaba solo en su vivienda, a pocos metros donde vivía la pequeña Luna. La menor ingresó al patio del acusado, un patio abierto, con una entrada como para autos, para subirse a una mesa de mármol y sacar unas naranjas de un árbol, cuyas ramas cuelgan hacia el patio de Cingolani.

Según la investigación él la tomó de ahí, la llevó dentro de la casa, le tapó la boca, la abusó sexualmente introduciendo su pene en la boca hasta eyacular y luego con sus propias manos le tapó la boca y la nariz hasta que murió asfixiada.

Descartó el cuerpo

Tiró el cuerpo de la niña al patio lindante, donde está la planta de naranjas, y regresó a su casa. Ahí advirtió que las pantubotas de la mamá, que Luna usaba para ir al kiosco, habían quedado en su casa y se deshizo de eso.

Luego se dirigió hacia la kiosquera a quien Luna le había comprado golosinas minutos atrás, para decirle que la nena se había caído de la planta de naranjas.

Por estos hechos fue acusado de abuso sexual con acceso carnal y homicidio agravado por violencia de género y criminis causa

Salud mental

En sus alocuciones el fiscal Francisco Márquez y la defensora, se concentraron en la salud mental de Cingolani. Márquez aclaró que si bien tiene un retraso madurativo, comprende sus actos. A su turno Muñoz habló de lo que significa la discapacidad en nuestra sociedad. Los vecinos que participaron de la instrucción, explicó la abogada, lo denominaban de distintas maneras: cortado verde, no normal, discapacitado. “La manera de decir también influye en la manera en que va a hacer, en que va a actuar en la sociedad la persona con discapacidad”, destacó.

Declaración en susurros

Cingolani declaró en susurros casi inaudibles. El presidente del Tribunal, Felix Martinez hacia como un especie de traductor de sus dichos para que sean audibles por todos en la sala. El imputado explicó su accionar diciendo que “le tapé la boquita a la nena”, “yo no tire todo el semen adentro de su boquita”. “La conocí porque ella andaba por la calle”, “imagino que habrá fallecido por su propia saliva”. Sin embargo dijo “estoy arrepentido por lo que hice, no se por qué lo hice”.

Además dijo que cuando falleció la nena delante de él se largó a llorar, que la llamaba “Lunita, Lunita” y ella no respondía. La jueza Eve Flores lo interrogó ¿por qué le tapó la boquita? para que no gritara, respondió ¿y por qué iba a gritar? porque el papá no la dejaba juntar conmigo.

Sigue el viernes

Luego de culminados estos pasos se pasó a un cuarto intermedio porque decidieron dar lugar a dos testimonios, el del psiquiatra y la psicóloga que firmaron el informe que dice que Cingolani comprende la criminalidad de sus actos. Por esto se reiniciará el juicio el próximo viernes.

Audio: Informe de Patricia Gatti para Radio Líder Argentina


Foto: Redacción VillaMaríaYa! 

7 mayo 2019