Dejó las nonas de un geriátrico en la casa de una empleada: La clavó con la luz, el sueldo y la echó

1 octubre 2019

Dejó las nonas de un geriátrico en la casa de una empleada: La clavó con la luz, el sueldo y la echó

Para Destacar

  • La exempleada de un geriátrico reclama a quien fuera su patrona el pago por el trabajo que realizó durante algunos meses en que cuidó de seis abuelas provenientes de un geriátrico.

Artículos Relacionados

Una mujer denunció a su expatrona por explotación laboral y por abandonar a seis abuelas que vivían en un geriátrico. La empleada los atendió en su casa pero en vez de los quince días que esto iba a durar se extendió casi por tres meses, en los que no tenía medicamentos, alimentos ni asistencia de ningún tipo.

Muy abandonados

Raquel Fonseca se comunicó con VillaMaríaYa! para explicar que “Me tuve que hacer cargo mucho tiempo de unas nonas en mi casa, mientras tanto ella cobraba”. Sucede que el geriátrico donde trabajaba debió cerrar y trasladarse. “Ella habló con sus familiares y aceptaron que vivieran acá en mi casa por 15 días nomás”.

“Ella sigue trabajando, abrió su geriátrico, yo los tuve mucho tiempo en mi casa, le estaba cuidando su empresa. Ella me hacía trabajar las 24 horas y ella me pagaba 10 mil pesos por 8 horas de trabajo”, “yo le decía que cuando se acomode en el geriátrico me pagara el resto de las horas”, “ella cobraba sus nonos, yo seguía siendo su empleada, pero estaban muy abandonados. No venía a verlos”, se indignó.

“Se me han enfermado nonas, no venían a traerme medicamentos o calmantes, la llamaba todos los días”, “ella me dijo quince días pero fueron como tres meses”, sostuvo.

Ahora Marisa, la propietaria, “volvió a abrir el geriátrico y me echó, porque no me quiere reconocer lo que me debe”.

A la justicia

“Me hizo mentir con la municipalidad, y yo para no perder el trabajo, dije que los familiares habían hablado conmigo y traían la comida. Mentira. Ni los conozco a los familiares, pero yo estaba desesperada y necesitaba el trabajo”, destacó.

“De 7 a 3 son 8 horas, de 3 a 11 son otras ocho, y después la nochera, y ella pagaba una sola empleada”, “me explotó mal”, “encima yo tenía que comprar pan y cosas que me faltaban, al ultimo me los abandonó, no me pagó luz, no me pagó ningún gasto de la casa”, agregó.

“Yo fui a la justicia, tengo una abogada, que le van a llegar a ella las cartas”, “me dejó sin trabajo y yo tengo testigos de lo que yo laburaba en mi casa con seis nonas sola, me enfermé de los nervios, de la cervical”, concluyó.

Audio: Declaraciones de Raquel Fonseca para VillaMaríaYa! 


Imagen meramente ilustrativa: Argentino

 

1 octubre 2019