Sociedad |

Dilapidan recursos municipales: Gill pagó 240 mil pesos de publicidad en un mes a La Voz para difundir su gestión

La administración municipal, sólo en noviembre último, gastó 240 mil pesos, para publicitar obras de la gestión, suplemento mediante, en el diario La Voz del Interior cuyo propietario es el Grupo Clarín.

Así puede leerse en la página Gobierno Abierto del Municipio local. www.villamaria.gov.ar

El problema es que el matutino en cuestión cada vez tiene menos venta en Villa María. Extra oficialmente se conoció que serían unos 300 ejemplares y la tendencia es para abajo. Los domingos es la jornada en que más lo compran. En términos populares: cada vez se lee menos como le sucede también al resto de los medios escritos como Puntal Villa María, El Diario, Clarín. La Nación por lo que algunos de estos han recurrido a la web para sostenerse mientras que otros venden libros, regalan almanaques o vasos a quienes le adquieren los ejemplares.

Por lo tanto, en noviembre, desde el ex Palace Hotel, se pagó 686 pesos por ejemplar vendido en concepto de publicidad. ¡Una enormidad! Si se lo compara con la escasa repercusión que tiene ante la comunidad villamariense.

Pero….. La Voz es el diario de mayor tiraje en la provincia por lo que los suplementos, tamaño tabloide, pagados desde el Municipio (cuyas páginas llevan la frase “espacio de publicidad contratado”), fuera del ejido urbano, difunden una muy buena imagen del intendente, Martín Gill y sobre su gestión de gobierno. Solo difunden obras y le abre el camino a su proyección política provincial personal. Es decir llega al público dirigencial, político y empresarial.

La Voz y Cadena 3 (la radio AM de mayor audiencia en la Provincia) se llevan de las arcas municipales, por mes, unos 500 mil pesos promedio dinero éste que sólo se justifica en “crear” la imagen personal política del intendente.

Un dato no menor. Por ejemplo. Haciendo publicidad en las 50 radios FM que hay en la ciudad no gasta el Municipio ni el 40 por ciento de la pauta mensual que recibió en noviembre el diario cordobés que en la ciudad solo da trabajo a dos personas: el corresponsal y el representante comercial, además de no tributar una sola tasa municipal contra casi dos centenares de trabajo que generan las radios, además de pagar los correspondientes  impuestos con lo que queda claro aquello que “nadie es profeta en su tierra”. Y, lo peor aún, desde el Estado villamariense no se protege, ni se defiende, ni se alienta, a la generación de trabajo en el área de comunicaciones a pesar de la existencia de una carrera sobre el particular en la Universidad Nacional de Villa María.

Dejá tu comentario