El Municipio homenajeó a Gustavo Ballas

14 septiembre 2016

El Municipio homenajeó a Gustavo Ballas

Para Destacar

  • En una emotiva noche el Municipio y el Ente de Deporte y Turismo homenajearon a Gustavo Ballas.

Artículos Relacionados

Desde las 20 horas en el auditorio de la Biblioteca Bernardino Rivadavia 150 personas asistieron al Homenaje de Gustavo Ballas. Si bien ayer se descubrió una placa que recuerda dónde el boxeador vivió su infancia, hoy fue el turno de recordar la mítica pelea en el Luna Park a 35 años de conseguir la corona del mundo en la categoría Super Gallo Junior.
En el inicio del acto, se proyectó un video de aquella pelea, acompañado de los relatos en vivo de Miguel Ángel Juan y Arturo Moroni, como sucedió aquel 12 de septiembre de 1981. Acto seguido, Ricardo Borsatto, amigo de la infancia de Ballas, le dedicó unas palabras. En tercer lugar subió al escenario el homenajeado, Gustavo que dejó frases muy importantes para el futuro del boxeo y hasta se animó a anunciar que abrirá un gimnasio en el Club Rivadavia.
El Ex campeón destacó que los boxeadores tienen que tener una preparación paralela a la del boxeo y esbozó “que pena que me prepararon para golpear y recibir golpes, pero no me prepararon para recibir los golpes de la vida”, dejando en claro que en su gimnasio no solamente se formará a boxeadores, sino también se formarán personas. Además recalcó y se lamentó “que pena que en 35 años no haya habido un campeón del mundo de nuestra ciudad. ¡¡Me canse!! me voy a poner los cortos y voy a sacar un campeón del mundo”.
Entre las personalidades destacadas del ambiente estuvieron el experimentado relator de boxeo Ruben Torri (86 años) con más de 1400 peleas relatadas y Santos Benigno “Falucho” Laciar, con quien combatió en reiteradas ocasiones, pero hoy son grandes amigos.
Para finalizar la ceremonia, el Intendente Martín Gill, Marcos Bovo, José Carignano y Mauro Bletrami hicieron entrega de presentes a periodistas y personalidades que estuvieron presentes en la carrera de Gustavo.
Se rindió homenaje a quien fue un espejo de Nicolino Loche, uno de los pocos que pudo imitar su grandeza, que tuvo momentos de mucho brillo pero que también tuvo sus momentos de la más tenebrosa oscuridad. Se rindió homenaje a un genio del arte de pegar y no dejarse pegar, Gustavo Ballas.
Aquí te mostramos algunas fotos destacadas de la noche:

14 septiembre 2016