Sociedad |

Elena viajó junto a Accastello a Dubai: Se sintió mal, la operaron y la familia no tiene respuestas

Elena Luisa Gianone es una mujer de 79 años que decidió realizar un viaje soñado a Dubai, Turquía, Egipto y Grecia. Para ello contrató una empresa y se embarcó el pasado fin de semana en un contingente en el que también viajaban el ex intendente Eduardo Accastello y su pareja, la concejal Verónica Navarro.

Micaela Mondino y Marianela Mondino son nietas de Elena y en diálogo con VillaMaríaYa! explicaron que su abuela tuvo un problema de salud allá y no consiguen las respuestas que esperan de la empresa o el seguro.

Problemas de salud

“Nos enteramos a partir de la nota de VillaMaríaYa! del viaje que hacían a Dubai. Entendemos que lo pusieron por Accastello, pero coincide que mi abuela era parte de los pasajeros que iban en ese viaje”, explicó Marianela.

Elena estaba en Dubai y “tenían que tomar otro vuelo hacia otro lugar, que no se si es El Cairo, Egipto, no se decirlo precisamente·. Pero “antes de subir al avión ella se siente mal, entonces la atienden en el aeropuero y no la dejan seguir viaje. El médico del aeropuerto decide que la trasladaran a un hospital. Ahí le hacen los estudios correspondientes y la tienen que operar, le tienen que poner un stent por un problema pulmonar”.

Incomunicación

“Nosotros nos enteramos después que a ella la operan”, sostuvo la nieta. “Lo que nos dicen desde la empresa es que estaba en guardia por un dolor en el pecho”. “Los contactos con la clínica los tuvimos que hacer nosotros, si bien hablábamos con quien a ella le vendió el viaje. Un familiar tenía que hacerse de un pasaporte para poder viajar. Eso nos empezó a sonar raro”, agregó.

“Tuvimos que buscar traductores, porque ninguno en mi familia habla ingles. Logramos comunicarnos. Ahí nos enteramos que había sido operada, ya estaba operada. Eso fue el día lunes”, sostuvo.

La dejaron sola

Detrás de la bandera de la empresa, Elena, a su derecha Verónica Navaro, detrás Eduardo Accastello.

“El coordinador de la empresa estuvo las primeras horas pero después siguió viaje. Se quedó durante un rato”, pero “él dice que como ya estaba bien. Imagínese, después la tuvieron que operar”, se quejó.

“Ella nos dice ahora que pensó que se moría porque no podía respirar”. “Ella está en la clínica, bien atendida, pero sola”, explicó su nieta. “La persona que nos vendió el viaje dice que ya no tiene más nada para hacer, que es el seguro que se tiene que encargar”, pero por otro lado “el seguro nos dice que la clínica todavía no mandó un informe escrito”.

No sabemos qué tiene

“No sabemos exactamente qué es lo que tiene y cómo continúa ésto. Lo que sabemos es por ella, pero que no entiende nada de lo que le dicen. Lo que necesita lo tiene que pedir por señas”, agregó. Apenada por la situación Elena “llora permanentemente, imagínese que está sola y nosotros no sabemos qué hacer”.

“El seguro nos pide que esperemos”, dice Marianela, pero hoy desde la empresa “nos dijeron que alguien vaya y que después nos arreglemos con el seguro”, sucede que “solo en pasajes serían unos 65 mil pesos” y no sabemos cuánto tiempo hay que estar allá.

Elena antes de partir desde la terminal de Villa María hacia el aeropuerto

“Ella fue con dos mujeres más, que siguieron viaje, porque así se lo pidió la empresa. Tampoco supieron que era de esa gravedad, ellas pensaban que ya subía al avión”, explicaron.

Que la acompañen

“Queremos que esté acompañada, no pretendemos que la traigan porque a lo mejor no es lo mejor para ella, eso lo dirán los médicos, y que el seguro responsa como tiene que responder, que pueda viajar un familiar. Queremos conocer el informe, todo nos enteramos después que sucede. Esta mañana le hicieron una transfusión de sangre y lo supimos después porque ella nos dice”, sostuvo la joven apenada.

“Hoy nos comunicamos con el consulado y nos atendieron muy bien. Quedaron en darnos respuestas próximamente. Estamos en la espera de esas respuestas”, concluyó.

Navarro-Accastello: De caminar por barrio Evita hacia Dubai,Turquía, Egipto y Grecia


Fotos: Micaela y Marianela Mondino 

Dejá tu comentario