Destacada Principal | Embalse | pejerrey | Río Tercero

Estudio sobre los peces del Embalse de Río Tercero

Una investigación realizada en el Embalse de Río Tercero arroja que varias especies contienen mayor concentración de metales que los parámetros recomendados.

Algunas especies de peces que habitan el Embalse de Río Tercero, tienen en sus músculos, concentraciones de mercurio y arsénico que exceden los valores permitidos de consumo según cánones internacionales. A través de estos cálculos, una ingesta reiterada de pejerrey, por ejemplo, podría provocar daños en la salud del consumidor con el paso del tiempo.

La investigación fue realizada por las doctoras en ciencias biológicas Paola L. Garnero y María de los Ángeles Bistoni, ambas investigadoras del Instituto de Diversidad y Ecología Animal (Idea – UNC/Conicet); y por la doctora en ciencias químicas Magdalena Monferrán, del Centro de Investigaciones en Bioquímica Clínica e Inmunología (Cibici –UNC/Conicet).

El informe fue publicado por UNCiencia.

Aseguraron que se trata de un primer estudio, que no pretende alarmar, sino encender una luz amarilla y promover otros estudios que profundicen el tema.

El estudio analizó la concentración de aluminio, cromo, estroncio, cadmio, níquel, plomo, selenio, mercurio y arsénico en seis especies distintas.

Las muestras de tararira, pejerrey, dientudo, bagre y dos tipos diferentes de mojarra, evidenciaron una acumulación de los elementos químicos. El pejerrey, la especie más emblemática del embalse, fue una de las variedades que presentó los valores más altos. Los elementos que generan más preocupación, son mercurio y arsénico.

Una persona que coma habitualmente estos pescados, podría, en un futuro, tener algún inconveniente. Para brindar más precisiones, se requiere continuar la investigación.

Dejá tu comentario