Emoción y “tiempo fuera”: Le llegó la jubilación al profe Daniel Barrientos

1 agosto 2019

Emoción y “tiempo fuera”: Le llegó la jubilación al profe Daniel Barrientos

Para Destacar

  • El reconocido docente de educación física dejará su actividad, tras 30 años de trabajo. En las redes sociales lo despidieron con gran emoción.

Artículos Relacionados

Daniel Oscar Barrientos es un querido y respetado profesor de educación física, además de un símbolo del Instituto Bernardino Rivadavia y Unión Central. Tras 30 años de trabajo y de educar a muchas generaciones de estudiantes, le llegó la jubilación.

Su apellido es casi un sinónimo de su actividad la que siguieron sus hijos además. Reconocido por sus pares y sus estudiantes, Barrientos llegó al final de su vida laboral, pero seguramente seguirá con una activa vida social.

Basquet por sus venas

Con los años se transformó en un símbolo de Unión Central, en donde colaboró desde distintos espacios, demostrando su pasión. Fue jugador, entrenador, colaborador, hasta llegó a ocuparse de pasar el lampazo en medio de una final, con tal de ver a su equipo campeón. Desde su humildad y con su ejemplo supo construir un personaje entrañable que contagia a quienes lo rodean.

¿Qué vas a estudiar?

Una de sus hermanas contó el diálogo que tuvo con su madre, al momento de elegir su carrera. “¿Que vas a estudiar Daniel? – Profesor de Educación Física, mamá – ¿y con eso vas a poder comer?”, se interrogó la mujer.

“La duda de mi vieja, que por entonces, viuda, empleada doméstica, con 5 hijos, tenía una sola preocupación, que tengamos una profesión para vivir y salir adelante”, “desde ese día pasaron más de 30 años y hoy llegó la jubilación”, indicó Bibiana.

Hijo de una familia humilde, su vocación quedó demostrada cuando decidió estudiar la carrera en Córdoba -ya que aquí aún no se dictaba- y viajaba a dedo, ya que no podía pagar los pasajes. Allí dormía en algunos lugares prestados, porque las cuentas no cerraban para alquilar un lugar.

Varias generaciones

“Tuve el agrado que mi hermano fuera mi profe de atletismo en la primaria y secundaria en épocas de Farándula, como si fuera poco, también de mis hijos. Pronunciar nuestro apellido en esta ciudad es sinónimo de Daniel, porque por su labor fue y es reconocido no solo en el ámbito docente, en el deporte de la ciudad también. Un orgullo para la familia”, destacó.

“Seguramente mi vieja desde el cielo lo debe estar viendo, también fue testigo de su carrera. Tendrá la tranquilidad de ver que su gran esfuerzo dio su resultado”, concluyó.

Los saludos y la emoción de quienes lo despiden en las redes sociales dan cuenta que, con toda seguridad, “el profe” Barrientos no sólo enseñaba a correr y transpirar.

Barrientos todo terreno: Un símbolo del campeón que colabora en donde hace falta


Foto: Facebook 

1 agosto 2019