Destacada Principal | engaño | alimentos | enfermedad

El engaño de los productos "mágicos" para bajar de peso

Las redes expusieron el engaño de los productos que prometen disminuir la grasa corporal de la noche a la mañana. Te contamos sus principales problemáticas

En redes sociales no todo es lo que parece, ya que solo se muestra es solo una pequeña parte de todo lo que hay detrás de una persona. Lo cual lleva a poner en riesgo un montón de cuestiones y el engaño de los productos que las celebridades ofrecen.

¿De qué hablamos cuando hablamos de trastornos de la alimentación? De los distintos tipos de desórdenes alimentarios, es decir, “trastornos mentales que se caracterizan por un comportamiento patológico frente a la ingesta alimentaria y una obsesión por el control de peso. Son trastornos cuyo origen depende de una pluralidad de factores: biológicos, psicológicos, familiares y socioculturales, y que por sus características provocan consecuencias negativas tanto en lo físico, como en lo mental de la persona, y por ende en su entorno social”, según explica Mara Fernández (M.N.36031), psicóloga especialista en trastornos alimenticios.

Quien además, agrega: “Las presentaciones de los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) se caracterizan con un miedo obsesivo e irracional a engordar, y preocupación excesiva por el cuerpo, tamaño, peso y alimentos. Otra manifestación de tipo cognitiva es la alteración de la imagen corporal, la persona aún siendo extremadamente delgada niega su delgadez y el estar enferma. Como manifestaciones conductuales aparecen los cambios en la ingesta. Aparecen conductas alimentarias de ocultación y manipulación de la comida (tiran, esconden, seleccionan, trocean los alimentos, etc.). Dentro del grupo de los TCA se encuentran: anorexia, bulimia, vigorexia, ortorexia, diabulimia y los denominados trastornos por atracón”.

De hecho, sin ir más lejos, “la palabra dieta tiene una connotación restrictiva”, señala Fernández, y sucede que “la mayoría de las veces implica eliminar o reducir algún tipo de alimentos, lo que puede derivar en una alimentación deficiente y carente de nutrientes que puede provocar una enfermedad física y mental. Por ende, hacer una dieta puede ser un desencadenante para un trastorno de la conducta alimentaria”.

¿Y qué pasa cuando nos dejamos encantar por productos ‘mágicos’? “Se convierten en ideas esperanzadoras, siendo otra herramienta a implementar para los que tienen un desorden alimenticio”, asegura la especialista en TCA, y enfatiza: “Son productos que parecen ser la ‘solución mágica’ para aquellos que buscan adelgazar y fomentan una conducta compensatoria ante la comida. Incluso podemos llegar a escuchar frases como: ‘Atraconate con lo que más te gusta total le pones xxx y come sin culpa’ o ver a una persona con el cuerpo idealizado consumiéndolo, y eso genera la falsa creencia de que si se incorpora en la rutina alimentaria se conseguirá el cuerpo ‘deseado"

FUENTE: Filo News

Dejá tu comentario