Política |

Excentricidades del Gobernador: El aeropuerto sin uso y Schiaretti aterriza en plaza Ocampo

No importa que Villa María tenga un aeropuerto que no se usa, un capricho que costó más de 30 millones de pesos. Tampoco importa que la plaza Manuel Anselmo Ocampo no esté equipada como helipuerto ni los miles de pesos invertidos en el resembrado de la cancha. El gobernador Juan Schiaretti utilizó por segunda vez el campo de juego como pista de aterrizaje en su llegada a la ciudad.

Posiblemente los organizadores no querían hacerlo caminar más de 20 metros, en su arribo a Villa María, o tal vez no les cae simpático que el mandatario provincial sea recibido en un aeropuerto que se llama Nestor Kirchner, pero de este modo exponen al gobernador y lo hacen exhibir una actitud autoritaria, que demuestra que no somos todos iguales, aunque los discursos digan lo contrario.

Enorme operativo

Para que Schiaretti descienda en pleno centro de la ciudad hubo que montar un enorme operativo que incluye el corte de calles, la presencia de bomberos con su respectivo equipamiento, personal de asistencia, unos 10 agentes de Seguridad Ciudadana e igual numero de Policías de Córdoba.

Ningún ciudadano de a pie podría cortar el transito y montar semejante operativo para evitar un aeropuerto incómodo o quizá lejano. Los organizadores y la gente de protocolo suponen que esta es la mejor manera de recibir al gobernador, aunque en realidad lo dejan muy mal parado.

La llegada

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#AeropuertoPropio Así llegaba el gobernador Juan Schiaretti a #VillaMaría

Una publicación compartida de Villa María Ya (@villamariaya) el


 

Dejá tu comentario