Destacada Principal | explotación de personas | Colonia Prosperidad | trabajadores

Explotación de personas en manos de la Justicia Federal

Sería un caso de explotación de personas el registrado en un campo de Colonia Prosperidad donde las víctimas son trabajadores "golondrinas"

Por el presunto delito de explotación de personas, tras una presentación realizada por la AFIP, se realizó un relevamiento en un establecimiento agropecuario en Colonia Prosperidad, en cercanías de San Francisco, departamento San Justo.

La causa quedó a cargo de la fiscal federal de Villa María, María Martha Schianni, que actúa además como subrogante en la Fiscalía de San Francisco, donde su titular está de licencia por enfermedad, imputado además por la Justicia de supuestos intentos de cobro de coimas (para cajonear expedientes).

La fiscal Schianni es la encargada, en base a la investigación y las pruebas, de determinar si en el establecimiento se estaría en presencia de una delito de explotación de personas con fines laboras.

En el momento del relevamiento al establecimiento rural participaron especialista la Afip, del Renatre (Registro Nacional de Trabajadores Rurales) y delegados del comité nacional encargado de verificar casos de trata de personas.

En el predio, donde existen tres tambos y una guachera, fueron 14 los trabajadores registrados, dos de ellos encargados.

Se habría comprobado que, debido a las jornadas extenuantes de trabajo, de 12 a 15 horas. Al menos cuatro de los dependientes presentan graves problemas de salud.

Los trabajadores habían sido traídos a Colonia Prosperidad desde Corrientes y Santa Fe. El dueño del establecimiento les pagada el pasaje y después se los descontaba de los salarios, con la salvedad que nunca conocían lo que iban a cobrar porque además les descuentan también los gastos de alimentación (comidas).

Los trabajadores llegaron con una promesa de remuneración de $ 60.000 por mes, pero estarían percibiendo $ 30.000 (a veces menos), por una jornada extendida que a veces llega a las 15 horas.

El otro tema que alertó a las autoridades fue la precariedad de las viviendas donde se encuentran alojados los trabajadores, con dificultades para acceder al agua potable, y precarias conexiones de gas, lo que marca condiciones de extrema vulnerabilidad en que viven los trabajadores.

Dejá tu comentario