Destacada Principal | fatiga | Vida | pandemia

¿Qué es la fatiga pandémica? Te lo contamos

Sin dudas el 2020 cambió nuestras vidas para siempre. En esta nota te contamos qué es la fatiga pandémica

El cansancio de mantener las precauciones por la pandemia, como el distanciamiento social, ponerse barbijo y lavarse las manos constantemente, o modificar la forma de vincularnos con los que más queremos, es general y nadie está exento. En medio de este contexto de incertidumbre, ansiedad y hasta pánico para algunas personas, los riesgos de sufrir “fatiga pandémica”, son mayores.

¿Qué es la fatiga pandémica?

Es la sensación de apatía, desmotivación y agotamiento mental que sufre una persona, y cuyo origen está en el impacto que ha causado el coronavirus en su vida. Su causa está en los cambios en el estilo de vida relacionados con las cuarentenas parciales o totales, la ansiedad producida por el miedo a contagiarse, el temor a perder el trabajo, la soledad causada por la falta de contacto con amigos y familiares, entre muchos otros.

Para explicar esta problemática, Elmer Huerta, prestigioso doctor oncólogo peruano, médico y comunicador radicado en Estados Unidos, explicó en un podcast especial de la CNN, Coronavirus: Realidad vs. ficción: “El punto es que cuando hablamos de la fatiga pandémica, no nos estamos refiriendo al tipo de fatiga o cansancio físico o del cuerpo, secuela de la enfermedad, sino a la fatiga mental que afecta la salud emocional de millones de personas en el mundo, más allá de quienes directamente se contagiaron con el virus”.

La fatiga pandémica se caracteriza por sentirse mentalmente agotado, indefenso, triste, preocupado, frustrado e irritable, cambios que pueden causar trastornos del sueño, del apetito y la concentración mental, además de nerviosismo, irritabilidad, falta de motivación para hacer las cosas que a uno le gustan, y querer apartarse de los demás.

Cómo evitar la fatiga pandémica

Un informe de la Universidad de California en Los Ángeles, acerca algunos consejos para poder sobrellevar esta situación, de la manera más sana posible.

  • Cuidar el cuerpo practicando un estilo de vida saludable. Hacer ejercicio diario, comer saludablemente y tratar de establecer una rutina de sueño saludable.
  • Limitar el consumo de noticias a una hora o menos al día. Si bien es necesario estar informados, sumergirse todo el día en noticias, realiza una sobrecarga de emociones negativas y agota la energía.
  • Reducir el estrés. Hacer actividades que calmen o den alegría pueden reducir el nivel de estrés. Por ejemplo, aprender ejercicios de respiración, practicar yoga, dar paseos en el campo, leer o ver comedias.
  • Conectarse con los demás. Estar solo y sentirse aislado puede aumentar el estrés y la desesperanza. Teniendo los cuidados y precauciones necesarias, volver a retomar el contacto con los seres queridos, es necesario.
  • Intentar el diálogo interno positivo. Trata de no pensar en lo que va a pasar.

“El gran peligro de la fatiga pandémica es que una población fatigada es más propensa a relajarse y descuidarse cuando el punto máximo inicial de la epidemia disminuye en su región geográfica”, advirtió el experto. Y continuó: “Es posible que mucho del resurgimiento de la pandemia en Europa pueda ser explicada por una población fatigada que salió sin control en el verano boreal. En América, aunque algunos ya hablen de una segunda ola, aún no hemos terminado de salir de la primera. No permitamos que la fatiga de la pandemia haga que bajemos la guardia, nos relajemos y por no cuidarnos, terminemos contagiados en una segunda ola”, indica el especialista.

FUENTE: Filo News

Dejá tu comentario