Destacada Principal | Gobierno Nacional | inquilinos | Córdoba

El Gobierno Nacional congeló el precio de alquileres

Esta medida tomada por el Gobierno Nacional fue celebrada por la Asociación Inquilinos Córdoba, que señaló la difícil situación del sector por la crisis actual.

Y señalan: "Desde la Asociación Inquilinos Córdoba celebramos la decisión del Gobierno Nacional de prorrogar hasta enero del año 2021 inclusive, el congelamiento de los precios de alquileres y la suspensión de los desalojos por falta de pago, en el marco de la emergencia sanitaria por la pandemia de COVID-19".

Apuntan que la importante reducción en los ingresos de casi el 50% de los inquilinos por la crisis sanitaria y económica desatada por la pandemia del Covid, hacía imposible para muchos poder afrontar obligaciones de distintos contratos de alquiler, lo cual derivaría en una "ola de desalojos".

"En el mismo sentido, recibimos testimonios de personal a quienes se las instaba a renovar con aumentos superiores al 30% o se les proponía practicas extorsivas tratando de obligarlas a firmar en los términos de la antigua ley e incluso antedatar contratos", denuncian en su comunicado.

Órgano de Control

En el mismo comunicado, la asociación Inquilinos de Córdoba, señaló la imperiosa necesidad de la existencia de un órgano de aplicación estatal que tenga "poder de policía" y este autorizado a aplicar las sanciones correspondientes a la inmobiliarias que no cumplen las leyes establecida.

Apuntan a su vez a la falta de regulación y acompañamiento del Estado que sufren los inquilinos, que son una gran parte de la sociedad.

"Es una realidad insoslayable que el mercado inmobiliario no se hizo, se hace ni se hará cargo de asegurar el acceso a alquilar en condiciones justas y mucho menos de sostener los alquileres y preservar a las familias inquilinas en condiciones críticas y extremas", sostienen en el comunicado.

"Por este motivo, que desde nuestra asociación reiteramos nuestro beneplácito por la decisión política del Gobierno Nacional donde reafirma que la vivienda es un derecho, no un bien de mercado, en este momento crítico y descomprime la presión social y conflicto que estaba generando sobre las familias inquilinas que tenían que elegir entre comer o tener un techo donde vivir", concluye el escrito.

Dejá tu comentario