Destacada Principal | gordoodio | Cuerpo | personas

El gordoodio y la necesidad de un mensaje distinto

La pandemia visibilizó un mal que viene asechando a la sociedad actual, ya que miles de frases que reproducimos tienen gordoodio como contenido principal

Desde que el presidente de la Nación decretó el aislamiento social preventivo y obligatorio, comenzó una nueva normalidad, que para muchos se volvió más sedentaria. Así lo evidencian los memes que inundaron las redes sociales anunciando que de la cuarentena “vamos a salir rodando”. Pero tiene sentido siendo el segundo país del mundo con los niveles de anorexia y bulimia más altos, esto no es ninguna sorpresa es sólo una manifestación más del gordoodio que no tarda en aparecer en la mayoría de las situaciones cotidianas.

Jesica Lavia, nutricionista y coautora del libro "Pese lo que pese", explica que la obesidad no es una enfermedad “sino que es un factor de riesgo para otras enfermedades”. Además, puntualiza:

Es importante correr el foco puesto en el peso. Tenemos tanto el ojo puesto en el peso que nos olvidamos de todo lo demás. Lo único de lo que hablamos es de hacer dietas para adelgazar y no para tener una alimentación saludable. Me interesa hablar de una alimentación saludable más allá del tamaño de nuestros cuerpos, porque una alimentación saludable en la diversidad corporal es posible Es importante correr el foco puesto en el peso. Tenemos tanto el ojo puesto en el peso que nos olvidamos de todo lo demás. Lo único de lo que hablamos es de hacer dietas para adelgazar y no para tener una alimentación saludable. Me interesa hablar de una alimentación saludable más allá del tamaño de nuestros cuerpos, porque una alimentación saludable en la diversidad corporal es posible

Para Lux Moreno, profesora en Filosofía de la UBA, es interesante que en una situación de emergencia sanitaria aparezca como una preocupación central la posibilidad de engordar. “Lo que pasó con el aislamiento fue un refuerzo de las normas sociales sobre los cuerpos que implican que no sólo tenés que cumplir con la cuarentena, sino que también tenés que cuidar tu cuerpo y no subir de peso. Porque lo primero que te puede llegar a pasar es subir de peso. Entonces, ¿por qué le tenemos más miedo a engordar? El miedo a engordar tiene que ver con ser visible socialmente, con el éxito social. Y un cuerpo fuera de la norma es un cuerpo que no es productivo ni cumple con las expectativas de mercado”, afirma Moreno en sitio oficial de la universidad nacional.

Por otra parte, como se remarcó al comienzo de la nota, es importante resaltar que Argentina es el segundo país en el mundo con mayor cantidad de casos de trastornos de la conducta alimentaria, según la Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia (ALUBA).

Pero vayamos al inicio, analizando el término "Gordofobia", que aunque la Real Academia Española no reconozca el término, se lo entiende como el rechazo hacia las personas que no tienen un cuerpo hegemónico. Pero a pesar de esto, desde el activismo gordo prefieren hablar de gordoodio, ya que decir que es una fobia es una manera de patologizarlo y plantearlo como una verdadera "fobia"

Cuerpos en peligro de extinción

Desde la ONG Anybody, una de las impulsoras de la Ley Nacional de Talles, advierten que los cuerpos que no encajan con los estándares de belleza son cuerpos en peligro de extinción. Por este motivo plantean la necesidad de visibilizar la diversidad corporal.

“No tenemos por qué normalizar nuestros cuerpos en pos de alimentar una industria que se llena de dinero con nuestras inseguridades y que trae problemas alimenticios en muchas personas, sobre todo en la adolescencia. Cada vez son más jóvenes las personas que registran que su cuerpo no está bien, que no es el deseado”, expresó Mercedes Estruch, integrante de Anybody.

Para ponerle un freno a la gordofobia, Moreno afirma que como todo cambio, comienza con uno, ya que se puede empezar cambiando conductas en lo cotidiano, como dejar de naturalizar los memes o noticias.

“Creemos que tenemos el derecho de opinar sobre el cuerpo de otra persona y la realidad es que no. Con la opinión uno puede hacer un daño. Muchos hablan en nombre de la salud, pero en verdad no les importa nuestra salud. Porque hablar de salud también es hablar de nuestra salud mental. Entonces, la opinión en el bolsillo”, concluye Alons.

Dejá tu comentario