Judiciales |

“Guantes blancos”: Abogado del imputado involucra en la maniobra a la hija de la víctima

Ayer se realizó una nueva audiencia en los tribunales de la ciudad por el caso de la maniobra de la “extraña” venta de la casa de la anciana Lila Marsili de Rigazio– fallecida en 2015- donde fue imputado el odontólogo Marcelo Camilo Zernotti por el presunto delito de “defraudación por circunvención de incapaces”.

Los abogados defensores de Zernotti presentaron ante el fiscal Gustavo Atienza, los papeles de la cesión de las cuotas societarias que en la empresa CIAR SRL  tenían el imputado y su esposa, transferidas a Elva Marí Rigazio (hija de la mujer fallecida) y a su marido, Alberto Vizueta (yerno de la anciana), firma ésta que resultó ser  la compradora de la casa de calle José Ingenieros al 543, por una suma ínfima comparada con los valores de mercado.

En diálogo con Radio Líder  el doctor Antonio Alarcos– uno de los defensores del odontólogo junto al abogado Rubén Osés– (foto) dijo: que Zernotti “está siendo perseguido penalmente  por un delito que no cometió y que debió haberse rechazado desde un comienzo”. Agregó que “por ahí impacta mucho más que el imputado sea una persona profesional. Acto seguido  hizo referencia a la explosión de la noticia y señaló que se está investigando cómo se filtró a los medios”También describió cómo se hizo la cesión de cuotas societarias de la ex empresa del acusado a favor de la hija de la víctima.

En referencia al delito de “defraudación por cinrcunvención de incapaces”, el abogado defensor de Zernotti explicó que esa figura significa aprovechar la circunstancia de que una persona se encontraba incapaz y que sacando ventaja de esa situación  se le hace suscribir con engaño cierta documentación, en este caso la venta de su propiedad.

Aclaró que se trata de un delito vinculado a estafas especiales, difícil de probar y aseguró que su defendido “no se quedó con la casa” sino que la beneficiaria fue la hija de anciana.

Alarcos aseveró que a Zernotti se le debe pedir perdón y limpiar su buen nombre y honor:

Consultado sobre si Zernotti prestó el nombre o le hizo un favor a Elva Rigazzio, Alarcos dijo que eso no ocurrió y explicó que el odontólogo vendió su cuota societaria a la hija de la anciana y que, ya en manos de ella, la empresa CIAR SRL es quien realizó la compra de la propiedad.

Aclaró que “Zernotti firmó la escritura de la cesión de la sociedad pero no la escritura de la casa”. Y fue contundente al decir que Lila Marsili de Rigazio en realidad le “vendió” la vivienda a su propia hija:

Cabe destacar que Lila Marsili de Rigazio, tenía en marzo de 2010, 88 años de edad, cuando vendió su casa de calle José Ingenieros y según pudo saber Radio Líder la escritura tuvo un valor final de 57 mil pesos aproximadamente, cuando la tasación más baja de esa propiedad rondaba los 250 mil dólares. Y en la misma semana se produjo la venta de la empresa CIAR SRL.

Cabe recordar que la demanda fue iniciada por el otro hijo de la anciana perjudicada.

 

 

 

Foto Abogados Alarcos y Osés, defensores del odontólogo Marcelo Zernotti

Dejá tu comentario