Judiciales |

“Guantes blancos”: El abogado Leandro Fiol declaró como testigo en el caso donde está imputado el odontólogo Zernotti

El abogado Leandro Fiol declaró el pasado jueves ante la Fiscalía de Gustavo Atienza  como testigo en la causa  en la que se encuentra imputado el odontólogo, Marcelo Camilo Zernotti, a quien se acusa de ser presunto autor del delito  de “defraudación por circunvención de incapaces”, por el caso de la “extraña” venta de la vivienda de calle José Ingenieros al 543, propiedad de la anciana Lila Marsili de Rigazio, fallecida en 2015.

Fiol se presentó a dar su testimonio, ante el fiscal Atienza, por haber sido el asesor de la octogenaria, cuando la mujer “vendió” su casa a la empresa CIAR S.R.L en 2010, por un monto irrisorio con respecto al valor de mercado. La venta se hizo por una suma cercana a los 57 mil pesos, cuando el precio en la plaza inmobiliaria villamariense era de 250 mil dólares, aproximadamente.

Según pudo conocer Radio Líder Leandro Fiol -en su testimonio judicial, que duró más de dos horas- se limitó a informar sobre su rol profesional de asesoramiento a la señora, que a los 88 años se “desprendió”de la vivienda donde residía.

En el marco de este juicio, que tiene como carátula  un delito vinculado a “una estafa especial” también de discute si la anciana- víctima de la citada maniobra- fue o no declarada insana.

Según Fiol, su clienta no había sido declarada incapaz sino pródiga, lo que significa en la jerga del derecho, que no puede hacerse cargo de algunos actos aunque sí de otros y negó “su incapacidad”.

Villa María Ya! se llegó hasta la propiedad en disputa (fotos) y habló con algunos vecinos de la abuela. Ellos comentaron que Lila Marsili estaba deteriorada tanto física como mentalmente y confirmaron que vivió en esa propiedad hasta 2015, cuando murió. Raro no? Ya que había “vendido” su casa 5 años antes y pese a ello no se mudó.

La vivienda céntrica hoy se encuentra cerrada y las personas que residen en esa cuadra no saben realmente qué ocurrió después del fallecimiento de su vecina.

Cabe destacar que los defensores del único imputado,  Zernotti, apuntaron a la  hija de la anciana, señalando que la vivienda de calle José Ingenieros  fue finalmente “comprada” por Elva Rigazio de Vizueta, quien antes de la “adquisición” se habría quedado con las cuotas societarias que Zernotti le cedió en la empresa CIAR, hecho que  habría sucedido casi al mismo tiempo que la operación inmobiliaria.

El querellante– como ya informamos- es el otro hijo de la anciana, hermano de Elva Rigazio y para la semana entrante se esperan más testimonios importantes.

 

 

Fotos Facebook Leandro Fiol y Redacción Villa María Ya!

 

Dejá tu comentario