“Guantes blancos”: Ordenaron tasar la casa y esperan más testigos

9 agosto 2016

“Guantes blancos”: Ordenaron tasar la casa y esperan más testigos

Para Destacar

  • La defensa de Zernotti solicitó la citación a otros testigos para intentar demostrar que la anciana presuntamente perjudicada era capaz de contratar.

Artículos Relacionados

La resonante causa que intenta dirimir si un grupo de profesionales le hizo malvender una casa a una señora que en ese momento tenía 89 años -que luego fue declarada incapaz de ejercer actos de comercio por la Justicia- sigue su curso.

Como se informó oportunamente, no sólo está imputado el odontólogo Marcelo Camilo Zernotti sino que fueron citados a declarar como testigos en la causa que investiga el Fiscal Gustavo Atienza, el abogado Leandro Fiol -que acompañó a la señora a firmar- y Sergio Lozita -el escribano que confeccionó la escritura-.

Antonio Alarcos, uno de los abogados defensores de Zernotti manifestó que va a pedir el sobreseimiento de su cliente porque dice que el profesional no se quedó con la casa. Para ello esperan que declaren unos inquilinos de la fallecida Lila Marsili de Rigazio, que aseguran que en el año 2012 le pagaban el alquiler y tenían tratos comerciales con la señora. Con ello pretenden probar que la anciana no era incapaz.

En medio de ésto, se debe dirimir el criterio de incapacidad que se debe aplicar porque hay diferencias entre el anterior Código Civil y el actual Código Civil y Comercial.

Alarcos explicó a Radio Líder que “de lo único que está acusado mi cliente es de haber circunvenido a un incapaz y haber vendido la sociedad. Él no compró absolutamente nada”. “La causa sigue en trámite, estamos esperando un testimonio para esta o la semana que viene, a la vez que se está esperando una tasación respecto del valor real de la casa”. Cabe recordar que, según la acusación, la supuesta venta -de una casa de varias habitaciones y un galpón interno, sobre un terreno de más de 460 metros cuadrados, en José Ingenieros al 500- se realizó en $57.500 cuando que en aquel entonces un perito tasador -según indica la querella- la valuó en unos 250mil dólares.

Según el abogado, el testimonio que se espera es de una persona que habría contratado con la fallecida -se trata de los inquilinos mencionados- con lo que  “una vez más la mujer estaba dentro de sus posibilidades de poder disponer o administrar al menos sus bienes y es lo que se esta tratando de probar” concluyó Alarcos.


Foto:  Redacción VillaMariaYa!

 

9 agosto 2016