Judiciales |

Guantes blancos: Zernotti no zafó y se profundiza investigación

La Cámara del Crimen de Río Tercero (como tribunal de “alzada”) definió que el odontólogo, Marcelo Zernotti, siga imputado en la causa conocida como “Guantes blancos” y, además, le requirió a la fiscal Companys que profundice la investigación para ponerle luz a lo sucedido con la venta de una propiedad.

Esta historia judicial comenzó con la venta de una vivienda. Una señora de 88 años, Lila Marsili viuda de Rigazio, vendió una casa ubicada en José Ingenieros al 500, en pleno centro de Villa María, en 57 mil pesos, a pesar de estar en buen estado y tratarse de una importante propiedad.

Según los valores de aquella época, en marzo de 2010 esa misma casa cotizaba unos 2 millones 200 mil pesos. Esa propiedad se vende a una SRL de nombre CIAR que después de adquirir esa propiedad, cambió de titular.

Cambio de manos

Las acciones de la empresa pasaron de manos de Marcelo Camilo Zernotti, a la hija de la mujer que vendió la propiedad. El otro hijo decidió iniciar una acción judicial por considerar que lo despojaron de la futura herencia con una maniobra ilegal. Por esta denuncia fue imputado el odontólogo Zernotti.

El proceso es bastante lento pero en mayo del año pasado la defensa de Zernotti pidió a la jueza de Control Edith Lezama que termine con el caso. La magistrada dispuso darles la razón y desincriminar a Zernotti. El mismo fiscal que había imputado, Gustavo Atienza, y el abogado del denunciante, José Luis Bertoldi decidieron apelar.

Siga siga

Esa apelación recayó en los tribunales de Río Tercero, donde la Cámara del Crimen de aquella ciudad dispuso que se siga investigando, que Zernotti continúe imputado en la causa. Los camaristas justificaron diciendo que si cierra la investigación ahora, podría desincriminar a alguien de manera indebida. En cambio si extiende el caso y no investiga más, podría tratarse de una acusación infundada.

Los camaristas le dieron la razón a la apelación de la Fiscalía de segundo turno, ahora a cargo de Juliana Companys, y a los defensores del señor Rigazio. Además sugiere líneas de investigación a seguir.

Líneas sugeridas

Según la Cámara de Río Tercero, al ser una SRL la que interviene, debe tener registros de los pagos y las cuentas claras, pide investigar eso.

Como hay dudas sobre el comienzo de la enfermedad de Lila Marsili los camaristas piden investigar en el entorno, en allegados, para determinar si en marzo de 2010 ya estaba senil o si tomó la decisión de “regalar” la casa a esa SRL.

El abogado José Luis Bertoldi, cuando dio su argumento ante la Cámara, para justificar la apelación, se preguntó “¿cómo me explica que alguien en sus cabales, a los 88 años, va a vender la propiedad en la que vive sin poner un articulo de resguardo, de usufructo, para que le garanticen una pieza o un lugar para pasar el tramo final de su vida?. Hay algo raro en esa escritura”.

Audio: Informe de Patricia Gatti para Radio Líder Argentina

 

Guantes blancos: Zernotti no zafó todavía: “Este absurdo merece ser apelado” dijo Bertoldi


Foto: Archivo VillaMaríaYa!

Dejá tu comentario