Iglesia del Pastor Busso: Ingresó una mujer al templo, comenzó a los gritos y le encontraron un cuchillo

22 octubre 2016

Iglesia del Pastor Busso: Ingresó una mujer al templo, comenzó a los gritos y le encontraron un cuchillo

Para Destacar

  • No la podían contener hasta que llamaron a la Policía. Un escándalo en un lugar religioso donde se desarrolla desde ayer y hasta mañana un congreso evangélico internacional.

Artículos Relacionados

En un templo evangélico del Ministerio Poder de la Oración, cuyo principal referente es el pastor, Juan Busso (foto), en Periodistas Argentinos al 500 (pleno barrio Lamadrid), se vivieron momentos de mucha tensión más allá del congreso que se realiza desde ayer y hasta este domingo con la presencia de pastores evangélicos estadounidenses.

Ingresó al templo (le llamahqdefaultn sala de reuniones y es amplio, con un escenario y butacas para albergar una importante cantidad de público), y no para orar ni tampoco para pedir auxilio espiritual, una mujer de 57 años oriunda de córdoba.

Por el comportamiento nervioso de esta se generó intranquilidad entre los  fieles que también se encontraban en el templo haciendo sus oraciones. La mujer (cuya identidad la Policía no suministró) comenzó a levantar la voz y a gritar intensamente a punto tal que trataron de calmarla con lo cual se generó un disturbio entre los parroquianos presentes y los colaboradores del pastor Busso quienes trataban de calmarla a la mujer que, por otro lado, no se la ve con frecuencia en el templo.

“Estaba como endemoniada. No la podíamos controlar. Gritaba, lloraba, agredía, insultaba. Estaba totalmente fuera de sí”, relató una mujer testigo de lo que ocurrió y que transpiró miedo y temor no obstante, junto a otras personas presentes en el lugar, celular en mano, convocaron a la Policía ante lo incontrolable que estaba la mujer.

Los uniformados no anduvieron con la Biblia debajo del brazo. Rápidamente la controlaron, redujeron y….. sorpresa. Le encontraron entre sus ropas un cuchillo del que no supo, o más bien no quiso, explicar que hacia con el en un lugar religioso por lo que quedó demorada y trasladada a la alcaidía policial en el barrio San Justo.

Los fieles que estaban de testigos quedaron “helados” por la situación vivida. “Fue cosa de Mandinga”, exclamó un septuagenario que estaba acompañando a su esposa en el lugar.

Tras lo sucedido los responsables del Ministerio Poder de la Oración analizaron la posibilidad de contar en el lugar con un servicio de seguridad para evitar vivir momentos como el que protagonizó la mujer detenida.

 

22 octubre 2016