Destacada Principal | jornada | laboral | Argentina

Jornada laboral: La Bolsa cordobesa se opone a una reducción

Ante el ingreso de dos proyectos de ley para reducir la jornada laboral, desde la Bolsa de Comercio afirman que sería negativo para la producción y el empleo.

Dos proyectos de ley ingresados al Congreso Nacional proponen reducir la jornada laboral legal máxima de las 48 horas actuales a 40 o incluso 36 horas, sin afectar los salarios.

Para el Instituto de Investigaciones Económicas de la Bolsa de Comercio de Córdoba, "los proyectos argumentan, incorrectamente, que la jornada laboral en Argentina es de las más extensas de la región y que con una reducción de las horas trabajadas aumentará la productividad".

Según los datos oficiales de este año, la jornada laboral efectiva promedio es de 36 horas semanales entre asalariados formales del sector privado y sólo el 25% de esas personas trabaja al menos 48 horas. Argentina es el segundo país del continente con menos horas trabajadas, detrás de Uruguay.

"Además, para nuestro nivel de desarrollo actual, en Argentina se trabajan pocas horas comparado con otros países, en el año en que tenían PIB por habitante similar al que tenemos hoy", añadieron.

En ese orden, desde la Bolsa expusieron una serie de puntos para argumentar el efecto negativo de la eventual medida.

- Los países que bajaron las horas trabajadas lo hicieron luego de haberse desarrollado, con crecimiento económico y de la productividad sostenidos. Estas condiciones no están dadas en la Argentina.

- Una reducción de la jornada laboral propuesta afectaría directamente al 42% de los asalariados formales del sector privado, si la rebaja es a 40 horas, y al 64% de ellos si el tope baja a 36 horas semanales.

- Si se reduce la jornada laboral y se mantienen los salarios las consecuencias serían negativas para el empleo. Para un trabajador contratado por 48 horas que pasara a tener una jornada legal de 36 horas, el costo laboral por hora aumentaría 33,3% por la nueva jornada legal y 50% si se mantuviera la jornada efectiva y se pagaran horas extra.

- En términos agregados, se estima que el costo laboral por hora asociado a las personas supuestamente beneficiadas por la reducción de la jornada legal aumentaría en cerca de 10%. Lograr un aumento en la productividad que compense tal aumento de costos resulta muy difícil dadas las condiciones actuales.

- Es poco probable también que con una jornada horaria legal más corta se distribuya la carga de trabajo entre más personas y aumente el empleo.

- Si aumenta el costo laboral por hora, los incentivos a mantener empleos y generar trabajo serán menores, o bien las nuevas contrataciones serán a salarios más bajos. Otra vía de escape al aumento de costos del trabajo registrado será la informalidad.

- Se perdieron más de 17 mil empresas en el país, la gran mayoría PyMEs, lo que da cuenta de que la rentabilidad de los negocios no soporta más regulaciones del Estado que aumentan costos.

- En síntesis, la discusión sobre la reducción de la jornada laboral debiera realizarse con base en la evidencia y estudios que evalúen en profundidad sus impactos. De lo contrario, de concretarse una medida como tal, lo que pretende ser una buena noticia, o una promesa de campaña, se puede transformar en una nueva pesadilla para las empresas y las personas trabajadoras a quienes se pretende beneficiar.

FUENTE: La Voz del Interior / Bolsa de Comercio de Córdoba

Dejá tu comentario