Destacada Principal | Juez | Río Tercero | cannabis

Juez: "El fallo no debatió las bondades del aceite cannabis"

El juez Ramognino defendió el fallo del Tribunal. "No se debatieron las bondades del aceite de Cannabis, sino el delito por comercialización de estupefacientes"

Luego de la condena a la psicóloga Milena Pozo y su expareja por venta de estupefacientes, el juez, vocal de la Cámara del Crimen de Río Tercero, Marcelo Ramognino dijo que se trató de un negocio ilegal “formidable” (comercialización de estupefacientes), y dijo que en el fallo no se debatieron las bondades terapéuticas del aceite de Cannabis.

Antes de emitir su veredicto, el vocal de la Cámara del Crimen Marcelo Ramognino aclaró un aspecto sustancial del juicio que terminó en la condena penal de la psicóloga Milena Pozo y su expareja por haber comercializado aceite de cannabis: no estuvieron en debate las cualidades de esa sustancia medicinal, sino su prescripción y venta, prohibida por la ley de estupefacientes.

Ramognino desarrolló ese criterio, siempre aclarando que su análisis estaba sustentado en los aspectos surgidos y ventilados en el debate oral, y no en los fundamentos de la sentencia que recién se conocerán el 4 de mayo.

La psicóloga Milena Flavia Pozo y su expareja Víctor Adrián Sandez, fueron declarados coautores del delito de comercialización de sustancias estupefacientes simple. Y Pozo hallada responsable de ejercicio ilegal de la medicina. Por esos delitos, Pozo fue condenada a la pena de tres años de prisión, mientras que Sandez recibió dos años y cuatro meses de cárcel, ambos en forma condicional (no irán a prisión).

La causa surgió tras la presentación judicial de una paciente que denunció que Pozo le proveía el aceite de cannabis para tratar la fibromialgia que padece, una patología crónica que provoca dolores en el cuerpo.

La mujer, tras haber consumido la sustancia, se sintió mal, concurrió al hospital para su atención y la médica que la asistió concluyó que su malestar provenía de la ingesta del aceite de cannabis. Ese punto finalmente no pudo ser probado, pero originó la investigación y la posterior acusación por parte de la Fiscalía Antinarcotráfico.

Para Ramognino el eje del proceso fue establecer si los acusados habían comercializado estupefacientes e incurrido en los otros delitos que se les achacaban, como el ejercicio ilegal de la medicina y las lesiones leves.

“En ningún momento estuvo en discusión las bondades terapéuticas y medicinales del uso del aceite de cannabis. De alguna manera, me pareció, por la estrategia de la defensa y lo manifestado en algunos medios de comunicación, que bajo ese ropaje se intentaba distorsionar el verdadero sentido del proceso”, subrayó Ramognino a este medio.

Según señaló, el aceite de cannabis se encuadra como estupefaciente en los términos del artículo 77 del Código Penal. “Lo era en el año 2017 cuando lo vendían (los condenados) y lo es hoy”, indicó con firmeza.

La ley que regula el cannabis medicinal, aprobada en 2017 y en cuyo caso la provincia de Córdoba adhirió en 2021, permite solo a los médicos y pacientes la inscripción en un registro, a fin de ingresar en el tratamiento utilizando la sustancia.

“Hay una anamnesis previa; una entrevista, un conocimiento de base de cuál es la patología que tiene la persona, cuál es la medicación que está tomando y a partir de ahí, se sugiere el tratamiento: la persona se inscribe en el Reprocann (Registro Nacional de Programa de Cannabis) y puede acceder por vía del autocultivo o cultivo solidario”, explicó el juez al sostener la formalidad del procedimiento.

Es el médico, en definitiva, el que está facultado para el seguimiento del paciente, quien receta y lleva adelante la terapia, no otro profesional.

“El cannabis tiene 400 sustancias activas, y las bondades de una y otra son totalmente diferentes. Las formas con las que se combinan y se potencian algunas, pueden ser contraindicadas con alguna medicación que esté tomando la persona”, indicó Ramognino.

La defensa de la psicóloga apelará la sentencia

La abogada de los imputados elevará un recurso de casación ante el Tribunal Superior de Justicia de Córdoba. Y adelantó que el caso podría llegar a la Corte Suprema, "donde tienen la cabeza más abierta".

"Ahora entiendo porque Córdoba fue una de las últimas provincias en adherir a la ley de cannabis medicinal", dijo la abogada. La norma fue sancionada por el Congreso nacional en 2017 pero la Provincia adhirió recién en 2021 a través de una ley sancionada en la Legislatura.

FUENTE: Tribuna Río Tercero - NewsDigitales.com

Dejá tu comentario