Destacada Principal | juicio | Alarcos | Racca

Juicio por abuso sexual: Un condenado y un absuelto

En un juicio por abuso sexual, la Justicia condenó con ocho años de cárcel a Eduardo Galíndez (60) y absolvió por el beneficio de la duda a Jesús Racca (33).

Durante el jueves, se desarrolló en la Cámara del Crimen un juicio por abuso sexual con acceso carnal, agravado por el daño en la salud de las víctimas, reiterado, que dejó como saldo a un hombre condenado y a otro absuelto.

Precisamente, el proceso estuvo presidido por la jueza Edith Ledama de Pereyra, que impuso una condena de ocho años de prisión a Eduardo José Galíndez (60), quien estuvo defendido por la asesora letrada Silvina Muñoz, y absolvió por el beneficio de la duda a Jesús María Racca (33), quien contó con la representación del abogado Antonio Alarcos. El fiscal de Cámara había solicitado una condena de diez años de cárcel para ambos.

Vale destacar que los hechos habrían ocurrido en el barrio Las Playas durante el 2019 y las víctimas eran hermanos. Durante el juicio pasaron varios testigos, como la mamá biológica de los niños, la encargada de la guarda, una asistente social, un perito de la SENAF (Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia) de Córdoba, dos efectivos y una vecina.

Tras el juicio, Alarcos analizó lo sucedido en diálogo con Villa María Ya!: "Esta defensa hizo las peticiones que tenía que hacer, ya desde la instrucción que lo venía advirtiendo a la fiscal interviniente que esto iba a terminar casi de manera cantada de esta manera, lo cual no se escuchó en su época".

Además, precisó que la jueza absolvió a su defendido "de los delitos por los cuales era imputado, en contra de un menor de cinco años y una menor de tres años, hermanitos entre sí" y puntualizó que la acusación era "abuso sexual con acceso carnal, grave daño a la salud, en concurso real con corrupción de menores".

Un inocente que estuvo casi dos años preso

Por otra parte, Alarcos se refirió a como Racca terminó siendo enjuiciado: "El comenzó siendo nombrado en esta causa por llamarse Jesús, ya hubo otro cliente mío que también por llamarse Elías se lo vinculó, se lo metió preso, cerró la orden de detención, tuve que hacer las presentaciones correspondientes y a la semana se dieron cuenta que no era el Elías que estaban buscando y acá pasó lo mismo, nada más que Racca tuvo que esperar casi dos años para que se apruebe su situación".

"No había una prueba que lo vincule, que lo relacione de manera directa como para tomar semejante determinación de meterlo preso y tenerlo todo este tiempo esperando con ansias que surgiera la verdad de lo que sucedió", agregó.

Asimismo, Alarcos relató como Racca terminó siendo detenido: "La mamá guardadora, que se le habían dado temporalmente al cuidado de los niños, toma conocimiento, hace la denuncia y en función de los dichos de los niños es que arranca con este expediente y bueno, mi defendido, por haber sido nombrado y por haber dado alguna pista, si cabe el término, errada, terminó siendo detenido". "El estaba en Bouwer desde el mismo momento de su detención", añadió.

Finalmente, el abogado narró que en los alegatos pidió "que se haga Justicia y que realmente se investigue quien es el culpable o quien es el autor", ya que "eriza la piel las maneras, los delitos sexuales que debieron padecer esos menores".

INFORME PATRICIA GATTI - ENTREVISTA ANTONIO ALARCOS.mp3

Audio: Informe de Patricia Gatti para Villa María Ya!:

Dejá tu comentario