Destacada Principal | laboral | Villa María | trabajo

Empleadores presentaron recibos falsos en un juicio laboral

Una situación particular ocurrió en la cámara del trabajo de Villa María, donde una instancia laboral puede terminar en convertirse en una instancia penal

Una situación particular ocurrió en la cámara del trabajo de Villa María, donde una instancia laboral puede terminar en convertirse en una instancia penal, sado que el camarista Marcelo Salomón que los recibos de pago que presentó un empresario, en un juicio laboral habían sido adulterados.

La Cámara Única del Trabajo de la ciudad de Villa María condenó a tres firmas empleadoras a pagar la indemnización sustitutiva de preaviso, la indemnización por antigüedad y las diferencias de haberes que había reclamado un trabajador que desarrollaba tareas de herrería y soldadura.

Al ser demandadas, dichas firmas presentaron documentos, donde a través de pruebas caligráficas, descubrieron que tenían información falsificada, por lo que se decidió llevar el caso a la justicia penal.

El camarista Marcelo Salomón asignó un nulo valor probatorio a dichos “recibos de pago” presentados, que las demandadas habían ofrecido como prueba, "puesto que la pericia caligráfica oficial había determinado que estaban adulterados".

Este consideró como “severas irregularidades” las cometidas por las demandas, y que estas debían ser puestas en conocimiento de la Justicia penal ante la posible existencia de delitos.

En la sentencia, el vocal Salomón expresó que un empleador que presenta un recibo no podrá liberarse de las acreencias que adeuda, si no logra comprobar y contrastar su pago.

Durante el juicio, las empleadoras ofrecieron como prueba recibos de pago con los cuales afirmaron que habían abonado la liquidación final y la totalidad de las indemnizaciones derivadas del despido del trabajador. Si bien los informes de las pericias caligráficas, determinaron que las firmas insertas pertenecían al empleado, pusieron en duda su “integralidad”.

A partir de tales constancias, el magistrado tuvo por acreditado que los recibos objetados por el trabajador habían sido escritos, rayados o presentados de manera previa con otros contenidos. Ante esta situación, consideró por demás suficiente desechar el peso probatorio pretendido por las demandadas.

Ante la gravedad del hecho, el camarista Salomón decidió poner en conocimiento de la Justicia penal la resolución del caso.

Informe de Patricia Gatti- Empleadores presentaron recibos falsos en un juicio laboral

Informe de Patricia Gatti- Empleadores presentaron recibos falsos en un juicio laboral

Dejá tu comentario