Destacada Principal | Las Pelotas | show | Villa Nueva

Las Pelotas en Villa Nueva: un show íntimo y emotivo

Las Pelotas compartieron una noche que recordó los viejos recitales, de antes del coronavirus. Los protocolos y el público estuvieron a la altura del show

Cuando se anunciaron las nuevas restricciones de circulación y espectáculos públicos hubo dudas respecto al show que debía brindar Las Pelotas en Villa Nueva. La organización atinó a cambiar el horario y minutos después de las 20.30 Daffunchio y compañía subieron al escenario a brindar un show íntimo, emotivo, entre barbijos y distancia social.

Quienes animaron al público en la previa fueron los integrantes de Debieras Pitar, la banda local fue el soporte y acompañó la velada mientras la mayoría del público estaba tomándose la temperatura en la entrada y buscando su lugar en el club.

Tras siete canciones y ser despedidos entre aplausos, Debieras Pitar le cedió el protagonismo a Las Pelotas.

LAS PELOTAS 4.jpg

"Que lindo estar acá. Estamos muy felices de estar con ustedes, en este contexto de mierda, estar acá, compartir", fueron algunas de las muchas expresiones de agradecimiento que el cantante expresó al público a lo largo del show.

Es que Germán Daffunchio habló con la gente toda la noche, entre cada canción, con notoria alegría. Y el público devolvió su simpatía con aplausos y pedidos de más y más canciones.

Las Pelotas llegó a Villa Nueva tras su primer show post pandemia brindado en Alta Gracia un día antes. Desde el primer minuto todos estuvieron sentados, a una prudente distancia entre sí. La primera media hora fue para repasar -y presentar- todo su nuevo material, del disco Es así, editado en 2020.

LAS PELOTAS.jpg

En un momento, Daffunchio miró a un costado y dijo "te extraño Gabriela". Y por primera vez en la noche uno de los músicos se paró. Fue la bajista, que se acercó a Germán y rozaron suavemente sus frentes. Y empezó a sonar Personalmente. La gente deliró y se emocionó. Muchas lágrimas.

"Personalmente creo que todo esto es una locura", parece el resumen de un sentir colectivo sobre esto que nos atraviesa a todos, el coronavirus. Y ese roce de rostros, por un instante, reflejó esa necesidad que todos tuvimos que contener durante un año largo -y que todavía debemos contener- que es la de expresar físicamente cuánto queremos a alguien, con un abrazo, con beso. A veces los sentimientos pueden más que los protocolos.

LAS PELOTAS 1.jpg

"Quiero dedicar esta canción a una villamariense, Eve Consolini. Quisiera recordarte cuando estabas bien. Volveremos a vernos", susurró Daffunchio y el aire se llenó de las melodías de Como una estrella.

Y los clásicos siguieron y siguieron. Y las palabras de agradecimiento se repitieron y se repitieron. "Quería contarles algo importante. Que podemos demostrar que podemos seguir, a pesar de todo. Que lo sepan las personas que deben tomar las decisiones", inquirió. "Si quieren más van a tener que pedirlo". Y sonó Será.

Tras casi una hora y media Las Pelotas comenzó a despedirse. Pero tuvieron que volver tres veces al escenario tras decir "chau". Y en las tres ocasiones cantaron dos canciones más, todas clásicas. Es que el público no quería que se vayan. Ellos tampoco querían irse porque lo estaban pasando bien.

En tiempos de covid no se pudo "hasta el amanecer" pero el sentimiento de gratitud fue mutuo y eterno entre Las Pelotas y su público.

Dejá tu comentario