Sociedad |

Le soltó la mano: Gill removió del cargo al veterinario Soria

Ante los reclamos de proteccionistas (estaban juntando firmas), las denuncias efectuadas sobre maltrato de animales en el Centro de Adopción Municipal (CAM), luego de muchos cuestionamientos públicos; el intendente Martín Gill apartó de sus funciones al cuestionado veterinario, Federico Soria.

Si bien desde el Ejecutivo no se produjo información oficial sobre el particular fuentes cercanas al jefe comunal confirmaron la decisión adoptada. Soria es empleado de planta permanente por lo que pasará a revistar en otra área del Municipio aunque no se sabe cual.

Su reemplazante será otro médico veterinario. Para el cargo habría varios aspirantes. Todos relacionados con el dictado de la carrera de veterinaria en la Universidad Nacional de Villa María.

La relación de Soria con los proteccionistas de animales fue de mal a peor sobre todo cuando estas últimas detectaron la falta de mantenimiento a los perros alojados en el CAM. El malestar fue en ebullición, en el último año, y a pesar de haberle puesto el pecho el secretario de Gobierno, Rafael Sachetto, la temperatura seguía en ascenso. En las últimas semanas, en las redes sociales, y hasta en la calle (foto), se reclamaba el alejamiento del funcionario. Gill cortó por lo sano. Lo sacó fuera de juego sobre todo en una época electoral.

Dejá tu comentario